*

Jueves, 23 de Noviembre de 2017

Siguen severamente dañadas carreteras serranas a 8 meses de Earl

Autoridades auxiliares indicaron que no basta que hayan desbloqueado los caminos afectados por deslaves y los hundimientos, pues los daños se han acrecentado
Jueves, 30 de Marzo de 2017 09:30
|
Leticia Ánimas Vargas

Huauchinango, Pue.- A ocho meses del paso de la tormenta Earl, siguen severamente dañadas algunas de las carreteras de la Sierra Norte de Puebla, incluyendo la carretera Interserrana –tramo Huauchinango-Tlapacoya-, ello a pesar que el gobierno del estado se comprometio con autoridades municipales de esa región a reparar dichas vialidades, aunque ello se quedó en promesa.

De acuerdo con autoridades de diversas comunidades de Huauchinango organizadas en la Asociación de Presidentes Auxiliares, Jueces e Inspectores (Apajin), en diciembre de 2016 la SGG, representada por el abogado Arturo Cornejo, se comprometió a que antes de que terminara la administración morenovallista, ello en febrero de 2017, iniciaría la rehabilitación de la Interserrana, pero sólo quedó en una promesa.

Sobre las carreteras dañadas, por ejemplo, en la carpeta asfáltica de la vía que comunica a más de 90 comunidades de 5 municipios abundan los baches y las montoneras de piedra y lodo, mientras que en algunos puntos, como el que acceso a Chicahuaxtla y a la cabecera municipal de Tlaola -donde las lluvias partieron prácticamente a la mitad las carreteras- se sigue transitando sobre rieles improvisados.

Asimismo, el tramo que va de Amola a Chiconcuautla es intransitable, debido a la desaparición de un puente cercano a la caseta de vigilancia.

Durante las intensas lluvias registradas en agosto de 2016, la carretera que comunica a los municipios de Huauchinango, Juan Galindo, Tlaola, Chiconcuautla y Tlapacoya, quedó con innumerables deslaves, derrumbes y hundimientos de la cinta asfáltica, en al grado que en algunos tramos simplemente desapareció. Ahí, personal de la Secretaría de la Defensa Nacional improvisó algunos rieles y son los que a la fecha se siguen usando para llegar a Chicahuaxtla y a Tlaola y Tlapacoya.

Pero aunque son las partes con mayor deterioro, el resto de la vía se encuentra llena de baches, por lo que vecinos del municipio de Juan Galindo se continúan quejando del mal estado en que se encuentra la carretera tras el paso de Earl, pero también por la falta de mantenimiento que desde antes se padecía, omisión de la que responsabilizaron tanto a las autoridades municipales como a las del gobierno estatal, pues dijeron que aunque en algunas cabeceras hay maquinaria, los alcaldes prefieren tenerla parada que dar respuesta a sus demandas de mejorar los caminos.

Transeúntes y automovilistas de distintos municipios coincidieron en que el mal estado de la carretera los pone en riesgo constantemente: “cuando llueve está resbaloso, hay mucho lodo y piedras que podrían causar un accidente lamentable”. Además que en cuanto empiece la temporada de lluvias prevén que las afectaciones se incrementarán y varias comunidades podrían quedar incomunicadas.

Las autoridades auxiliares indicaron que no basta que hayan desbloqueado los caminos afectados por deslaves y los hundimientos, pues los daños se han acrecentado por la falta de mantenimiento que data de varios años.

En una entrevista anterior, productores de plantas de ornato de la Junta Auxiliar de Tenango de las Flores, expresaron el tramo que va de Texcapa a Cuautlita, ambas del municipio de Huauchinango, es otro de los más dañados y esto afecta tanto a los clientes como a los floricultores que ocupan la vía para sacar su producto fuera de la región.

El pasado 30 de noviembre, los integrantes del movimiento antorchista marcharon desde el inicio del bulevar Bicentenario de Huauchinango a las instalaciones de la Secretaría de Comunicaciones y Transportes (SCT) federal, para demandar la reconstrucción de la carretera Interserrana. Llevan ya tres marchas en espera de una respuesta, aunque les han dicho que será hasta el año 2019 cuando se ejercerán los recursos del Fondo para Desastres Naturales.

Mal estado de carreteras favorece a la inseguridad

El deterioro de la carpeta asfáltica llega al grado que también afecta las condiciones de seguridad, pues en cada bache deben de bajar la velocidad y son múltiples los hacen vulnerables a los asaltos. El año pasado, por ejemplo un repartidor de pan y otro de refrescos fueron asaltados por grupos de hombres armados en hechos diversos que se registraron en distintos puntos de la vía.

Armados con palos y machetes, tres sujetos interceptaron al repartidor de pan Bimbo, luego de pasar el punto denominado La Gruta antes de entrar a la población de Tlatepango –en el municipio de Tlaola.

El chofer y encargado de la venta de productos comestibles fue bajado del camión y conducido a un bosque donde fue despojado de dos mil pesos, su cartera, una maleta con ropa y un teléfono celular, de acuerdo con lo que declaró en la Carpeta de Investigación 420/2016/Huauchinango.

Tras robarlo, lo amarraron y lo dejaron abandonado entre los arbustos y como pudo, escapó del lugar y se presentó a la Agencia del Ministerio Público para hacer su denuncia.

Después, pero en la desviación a Tlaola, fue detenido un repartidor de refrescos de la empresa Big-Cola que viajaba a bordo de una motocicleta. Ahí dos hombres que portaban armas de fuego, lo despojaron de mil 500 pesos y luego lo dejaron ir. Tras la denuncia del robo se inició la Carpeta de Investigación 425/2016/Huauchinango.

El 29 de Mayo de 2016, un vendedor de dulces fue asesinado a balazos en la junta auxiliar de Xaltepeuxtla, en Tlaola, cuando se opuso a un asalto que fue perpetrado por dos sujetos que se acercaron a despojarlo de sus pertenencias y como encontraron resistencia, le dispararon y se marcharon con rumbo desconocido.

Amado Valentín Tobón Moreno de 48 años de edad, con residencia en Apizaco, Tlaxcala, era el nombre de la persona que repartía su mercancía a bordo de un vehículo marca Volkswagen, tipo combi y que fue víctima de este homicidio.

En entrevista pasada el presidente municipal de Tlaola Abdías Castillo Castillo admitió que la demarcación que gobierna ha resentido los embates de la delincuencia, sobre todo un incremento en los robos en poblaciones como La Gallera, Cuamila, Caxapotla y en Xaltepuxtla, a pesar de que esta última está ubicada muy cerca de la base de la Policía Estatal.

Vistas: 1598