*

Miércoles, 26 de Julio de 2017

En un temazcal se convierten aulas móviles en Huauchinango

Padres de familia acusaron las malas condiciones en que estudian los jóvenes de la comunidad de Xaltepec.
Miércoles, 19 de Abril de 2017 18:37
|
Leticia Ánimas Vargas

Huauchinango, Pue.- A punto de reanudarse las labores escolares, padres de los alumnos del bachillerato Hueyitlatoani de Xaltepec, en Huauchinango, pidieron a la Secretaría de Educación Pública (SEP) que ponga a funcionar el aire acondicionado en las aulas móviles que ocupan los estudiantes luego de que su escuela resultara afectada por la tormenta tropical Earl.

“Aquí se siente como si estuvieran en un temazcal. Como en un horno canijo. Ahorita no hay clases, pero el lunes que regresen volverán a estar en el “calentadero”. Se siente bien feo estar en esas aulas, porque están bien chiquititas, como cajoncitos, necesitamos que arreglen la escuela y si no, por lo menos los aparatos que nos dijeron que eran para darle aire a los muchachos, porque sienten que se asfixian”, dijo Isauro Reyes Ramos.

Isauro se quejó de que a más de ocho meses de que el temporal partiera en dos al pueblo, ha sido poca la ayuda que han recibido y menos les han informado qué sucederá con quienes perdieron sus viviendas a la orilla del río, pero de inmediato le preocupa que sus nietos reciban sus clases prácticamente hacinados.

Las instalaciones del Bachillerato Hueyitlatoani, quedaron en una zona de alto riesgo, a un costado del socavón por donde bajó el lodo, piedra y tierra que destruyó las viviendas de Xaltepec, dejando más hondo el barranco con el que colinda la instalación educativa.

Poco después de iniciado el ciclo escolar, la Secretaría de Educación Pública del estado envió seis aulas móviles que no fueron instaladas de inmediato por el mal estado de los accesos que llevan a la escuela secundaria Siglo XXI, donde se determinó que deberían funcionar.

Por ello, hasta noviembre pasado los 200 alumnos de este plantel continuaron tomando sus clases en la zona de riesgo, en una de las áreas más altas del poblado de Xaltepec y ahora, aunque lograron sortear este hecho y ocupar los pequeños vagones que envió la SEP, deben desafiar las altas temperaturas, la falta de pizarrones y de pupitres. En cada aula móvil se ubicó a más de 30 estudiantes.

“Queremos que el presidente auxiliar le eche ganas, que los maestros le echen ganas. Que las autoridades arreglen la escuela porque no le han metido ni una mano. Los muchachos ya están grandes y ahora estudian amontonados. Necesitan una escuela buena. Ojalá que sea a los que estamos bien perjudicados a quienes nos eche la mano el presidente”, agregó.

Tras el paso de la tormenta tropical Earl por la Sierra Norte de Puebla, el entonces director del Comité Administrador Poblano Para la Construcción de Espacios Educativos (CAPCEE), Jorge Cruz Bermúdez, informó que hubo daños en 146 planteles.

Para el inicio del ciclo escolar se instalarían 62 aulas móviles en la zona de Huauchinango y Tlaola, por lo que serían 2 mil 500 estudiantes de 9 escuelas que sufrieron graves afectaciones, los que ocuparían este tipo de instalaciones, según información oficial.

Vistas: 1261