*

Jueves, 23 de Noviembre de 2017

Asentamientos irregulares siguen en zona de riesgo en Huauchinago

Familias damnificadas por la depresión tropical número 11 de 1999 continúan en zonas de riesgo y se niegan a abandonarlas
Lunes, 11 de Septiembre de 2017 10:52
|
Leticia Ánimas Vargas

Huauchinango, Pue.- El paso del Huracán Katía en la Sierra Norte de Puebla, mostró a los gobiernos municipales que asentamientos irregulares en zonas de riesgo detectados en 1999, aún siguen ocupados por familias que se niegan a salir, pese haber sido beneficiados con los programas de reubicación y vivienda.

Los hallazgos se efectuaron  en la calle Guadalupe Victoria y la colonia el Salto en donde unas 150 familias de la junta auxiliar de Tenango de las Flores, siguen asentadas en un barranco ubicado en el fracturado desagüe de la Presa de Necaxa, lugar que rechazan dejar a pesar de que algunas de ellas fueron beneficiadas con una casa luego de que fueran afectadas hace casi 18 años, reveló la autoridad de la comunidad.

De acuerdo con el Presidente Auxiliar, Alfredo Gutiérrez Baza, las personas viven en la zona aledaña  a la subestación “El Salto”  que forma parte del complejo hidroeléctrico Necaxa, quienes  fueron “favorecidas con una vivienda después de las lluvias del 99 y no sé qué piensan que regresaron a esta ribera”.

Desafortunadamente, las autoridades, tanto municipales como auxiliares en su momento, no atendieron esta situación y permitieron que se volvieran asentar. “Los queremos llevar al recinto ferial, les estamos invitando a que desalojen”, dice mientras visita a los vecinos junto con el alcalde Gabriel Alvarado Lorenzo y el secretario de Desarrollo Social, Gerardo Islas Maldonado.

Cuesta abajo de la ladera, en la calle Guadalupe Victoria, por unas resbalosas escaleras de mampostería se llega a 70 viviendas, casi todas con paredes de madera y lámina de cartón o de asbesto, en el mejor de los casos.

Casi en penumbras, en cuartos de unos 25 metros cuadrados, residen las familias que no quieren  ir  a un albergue aunque sea momentáneamente, aunque algunas acceden a subir hasta la enorme casa de un jubilado de la Compañía de Luz que es su vecino y les ofreció refugio.

Otra es la realidad de las viviendas en la colonia El Salto, ahí viven 80 familias. Son casas de “concreto”, aunque comparten el mismo riesgo con sus vecinos de la Guadalupe, Gutiérrez Baza, “Pero la gente no ha tomado en cuenta eso. Ni siquiera por el temblor,  “No sabemos qué va pasar si sigue lloviendo así, todo está reblandecido y puede haber deslaves. Hay un riesgo muy grande”, apuntó. 

Algunas de estas familias, incluso, viven allí, a pesar de que tienen o tuvieron asignadas viviendas en el fraccionamiento 5 de Octubre en Huauchinango, ubicado al sureste de la cabecera municipal para las familias damnificadas hace casi 18 años.

Vistas: 400