*

Lunes, 25 de Septiembre de 2017

Acciones por Xonaca: vecinos al rescate de su barrio

Establecieron la Casa de Cultura, que actualmente cuenta con numerosas actividades culturales para los habitantes del barrio y es sede de reuniones vecinales
Martes, 12 de Septiembre de 2017 19:43

Mayra Guarneros

El 22 de enero de este año se instituyó formalmente el Consejo de Unidad Vecinal de Xonaca, el cual se conformó debido a episodios de inseguridad que se vivieron dentro del barrio, los cuales preocuparon a los habitantes y los motivaron a organizarse en busca de acciones para exigir a las autoridades competentes  más seguridad y para quitarle la etiqueta de “peligroso” a su lugar de residencia.

Las reuniones vecinales comenzaron por el tema de inseguridad, sin embargo fueron evolucionando a otros temas del barrio, como la falta de campañas de salud, de alumbrado público y el rescate de la Casa del Obispo, un edificio histórico ubicado en la 22 norte #2003 que tras la partida de la sucursal del restaurante “El Portón” quedó en el abandono, convirtiéndose en un lugar altamente inseguro por la falta de vigilancia, además de que las personas que pasaban por ahí comenzaron a robarse las puertas y las lajas.

Rubí López y Javier Córdova son integrantes del Consejo de Unidad Vecinal de Xonaca y relatan que ante la preocupación por el rescate del edificio se acercaron a la Gerencia del Centro Histórico, la cual les concedió, de palabra, el uso del inmueble para establecer ahí la Casa de Cultura de Xonaca, que actualmente cuenta con numerosas actividades culturales para los habitantes del barrio y que es sede de las reuniones vecinales que se realizan domingo a domingo.

Por haber estado totalmente abandonada, la Casa del Obispo presentaba un avanzado deterioro, en parte por la antigüedad y en parte por el abandono. Una vez que a los vecinos se les dio luz verde para utilizarla en bien de la comunidad, se dieron a la tarea de reparar instalaciones eléctricas, limpiar y adaptar el espacio. Instalaron puertas y acondicionaron salas en donde actualmente se imparten talleres de pintura, cocina prehispánica, cartonería, deportes y se realizan obras de teatro y convivios, entre otras actividades.

Rubí relata que poco a poco la gente interesada en la cultura y en la regeneración del tejido social se ha acercado a los vecinos que forman parte del Consejo para colaborar con ellos, ya sea con un taller o para participar en las actividades. Paulatinamente han ido acrecentando la red de personas que quieren colaborar con la cultura en el barrio, la cual están seguros de que provocará el descenso de la incidencia delictiva en la zona. “Queremos que la gente sienta que (la Casa del Obispo) es su espacio y que pueden aportar algo” opina.

El proceso de organización entre los vecinos ha requerido de mucho trabajo y disposición de quienes forman parte del Consejo.  Javier cuenta que consensuar las opiniones de los vecinos “ha sido muy difícil porque no existe una forma de pensar arquetípica del barrio. Por ejemplo, no a todos les gustan los huehues. Ponernos de acuerdo respecto a las visiones de lo que debería pasar en el barrio nos ha obligado a formar una asamblea en donde todos participamos. Y esa es la forma más vívida en la que un ciudadano puede vivir la democracia. La única condición es que sean personas del Xonaca.”

Actualmente el Consejo de Unidad Vecinal de Xonaca es una planilla registrada que se votará el próximo 1 de octubre, al no existir otra planilla que quiera contender por la mesa directiva.

Vistas: 81