*

Martes, 23 de Octubre de 2018

Reparan en Huauchinango daños causados por Katia y Franklin

Finalmente se restableció la circulación en una calle y dejó de usarse la casa de una persona que tuvo que derribar la barda de su inmueble para dar paso a sus vecinos.
Viernes, 5 de Enero de 2018 12:01
|
Leticia Ánimas Vargas

Huauchinango, Pue.- A cuatro meses de los daños causados por los huracanes Katia y Franklin en la calle Colón de Huauchinango, finalmente  se restableció la circulación y dejó de usarse la casa de una persona que tuvo que derribar la barda de su inmueble para dar paso a sus vecinos.

Un muro de poco más de 20 metros de longitud que se debilitó y se precipitó al cauce de un arroyo que avanza a un costado de la calle Colón, a unas dos cuadras del zócalo del Pueblo Mágico de Huauchinango, y fue reconstruido por la autoridad municipal y entregado a quienes habitan detrás de la Parroquia de Santa María La Asunción.

Se trata de una pared de roca y concreto que sirve para la contención, tanto de la tierra, como de las aguas residuales que corren por el arroyo ubicado en esa zona.

El muro fue debilitado y derribado por la fuerza que tomó el viento y la lluvia durante los fenómenos meteorológicos Katia y Franklin al inicio del mes de septiembre del año 2017.

Se realizó una inversión de poco más de 217 mil pesos para dejar en funciones el nuevo muro, sin embargo, antes de realizarse la obra, un vecino de la zona siniestrada tuvo que romper parte de su barda de seguridad para que los colonos no se quedaran incomunicados ante el deslizamiento de tierra que se generó.

Ante el conflicto, hubo algunos vecinos que solicitaron el apoyo a la comuna para la reubicación de su vivienda, pero  el edil Gabriel Alvarado Lorenzo les explicó que por el fenómeno del mes de septiembre pasado, Huauchinango no alcanzó el rango de zona de desastre por lo que no se destinaron recursos para ese renglón, además de que están asentados en zonas prohibidas para habitar. 

El alcalde dijo que la administración municipal tuvo que trabajar en la reconstrucción de tres muros de contención por las mismas razones, uno en la colonia Petrolera Tres, unos más en el centro de la ciudad sobre el acceso Gabino Fuentes y el de la calle Colón.

Cabe destacar que ante este medio de comunicación, algunos vecinos del acceso donde se entregó el muro la tarde de este jueves, recordaron que los problemas para ellos se agudizaron a partir de la construcción de la plaza comercial Palmera, propiedad de la familia Amador.

Indicaron que primero hubo la intención de dejar construido un puente sobre el arroyo, más tarde el conflicto se hizo evidente ante la construcción de un grande y grueso muro de piedra que provoca que en temporada de lluvias copiosas, el arroyo de respuesta rápida “al estar más encajonado, lleve más fuerza y se desborde a las viviendas”.

Sobre el tema, el munícipe anticipó que se está analizando la situación de los vecinos para verificar si su riesgo es causado por la construcción del muro.

Vistas: 383