*

Lunes, 18 de Junio de 2018

Ser mujer, un peligro en la Mixteca de Puebla

En 2017, se registraron 2 feminicidios; en lo que va de 2018 ya hubo tres casos
Jueves, 8 de Marzo de 2018 11:16
|
Lidchy Cano

Izúcar de Matamoros.- Feminicidios y violencia política de género, esas son unos de los principales peligros a los que se enfrentan mujeres en municipios de la Mixteca de Puebla.

Los feminicidios

En 2017, en Izúcar de Matamoros se registraron 2 feminicidios. El primero fue el de Carmen Peñaloza Córdoba, de 26 años de edad, quien fue asesinada de un balazo en el ojo izquierdo.

El segundo caso fue el de Reyna Angélica Solís, de 40 años de edad, quien fue encontrada muerta de un balazo en la frente.

En sólo tres meses, 2018 supera los casos que hubo en 2017

Durante el primer trimestre de 2018 ya van tres casos. En primer lugar, el de Ana Lilia, de 26 años de edad, quien fue violada y asesinada con un arma blanca.

El segundo caso, fue el de Mireya Sarabia de 25 años, quien fue asesinada a puñaladas por su pareja, Víctor “N”.

Por último, una mujer fue degollada y calcinada su cuerpo fue encontrado en campos cañeros.

Denigran participación de las mujeres en la política

En cuestión política, las mujeres son víctima de violencia de género, pues son menospreciadas para ocupar distintos cargos.

La representante de las mujeres Cenopistas en Izúcar de Matamoros, comentó que la mujer ha jugado papeles preponderantes dentro de la sociedad, de ahí la importancia de este género, ya que tienen la capacidad para participar en diferentes campos, y sobre salir.

Detalló que la participación de las mujeres en la política no se debe denigrar, pues tanto hombres y mujeres tienen los mismos derechos, y en donde las mujeres este año buscaran cargos de elección se esperan que se desempeñen de manera brillante.

Los hombres son los dueños

La falta de políticas públicas, encaminadas a erradicar la violencia física y psicológica en contra de las mujeres, provocó que en municipios de la Mixteca Poblana, las mujeres sean víctimas de esta violencia creyendo erróneamente que al casarse pasan a ser propiedad de los hombres.

Rosa “N” de 28 años, es una mujer quien sufre de violencia física y psicológica al interior de su hogar, pero no se atreve a denunciar a su esposo, sólo porque no sabe que va hacer pues tiene dos pequeños, y en su casa le enseñaron que el matrimonio es para toda la vida.

“No puedo regresar a la casa de mis padres, ellos no me apoyarías, cuando me case, me dijeron que ahora mi marido estaría a cargo de mí”, lamentó.

Relató que ella sólo dedica a las labores del hogar y cuidar de sus dos pequeños, pero si algo le molesta su esposo, o llega borracho, comienza a agredirla verbalmente y luego físicamente

Vistas: 534