*

Sábado, 26 de Mayo de 2018

Escultura del Señor Santiago sería del siglo XVI: Cronista de Izúcar

A través de estudios, necesarios para su restauración luego de quedar dañada por el sismo del 19 de septiembre, los restauradores se percataron que dentro del caballo había restos de un retablo.
Martes, 13 de Marzo de 2018 18:54
|
Paola Aroche

Atlixco, Pue.- Restauradores del Instituto Nacional de Antropología e Historia (INAH) dieron a conocer que la imagen del Señor Santiago Apóstol no solo está hecha con madera, sino también con pasta de caña, una técnica de origen prehispánico.

Además, a través de estudios, necesarios para su restauración luego de quedar dañada por el sismo del 19 de septiembre, se percataron que dentro del caballo había restos de un retablo.

“La pasta de caña son los cañuelitos del maíz, esos se muelen y se hace un pasta y un material muy ligero, esta es una técnica de la época prehispánica, porque en la época de los aztecas hacían pequeñas figuras con sus deidades, con esta técnica que les permitía ser ligeras”, explicó Raúl Martínez, cronista de Izúcar de Matamoros.

Con el hallazgo ahora se cree que la escultura fue hecha a finales del siglo XVI o a principios del XVII.

Mejor hacen réplica

Una réplica del Señor Santiago Apóstol fue elaborada por artesanos de Atlixco, tras un encargo de habitantes de Izúcar de Matamoros, sitio del que es originaria.  

La decisión de acelerar los trabajos fue tomada por los izucarenses, luego que el INAH confirmó que reparar la pieza original tardaría varios años.

Los hermanos Lezama hicieron la escultura que, al igual que la verdadera, mide poco más de tres metros de altura.

Raúl Martínez, cronista de Izúcar de Matamoros, dijo que crear la réplica ya se había planeado para que fuera utilizada en procesiones.

La leyenda

Toda vez que se desconoce al escultor y el año en que fue hecha la figura del Señor Santiago Apóstol, la gente cuenta una leyenda sobre cómo llegó a Izúcar de Matamoros.

De acuerdo con ella, la población ya tenía una escultura del santo, aunque de un tamaño mucho menor que el actual.

Al contratar a un hombre para hacer otra mucho más grande, el artista aceptó con la condición de trabajar en soledad y recibir su pago al final del proyecto.

Debido a que laboraba en un espacio cerrado la gente solamente le dejaba la comida en la puerta. Al cabo de varios días, los pobladores se dieron cuenta que el hombre ya no probaba los alimentos, por lo que decidieron abrir el cuarto.

Al entrar hallaron la actual figura del Señor Santiago Apóstol. Algunos dicen que el mismo “Santiaguito” se reprodujo, mientras que otros afirman que lo hizo un artista español, quien además habría inventado el relato.

Foto: INAH

GJ

Vistas: 497