*

Viernes, 19 de Octubre de 2018

Anaya vs AMLO en segundo debate presidencial; faltan las propuestas

El nuevo formato aprobado por el INE permitió el debate entre los presidenciables, pero a ellos les faltaron las propuestas
Lunes, 21 de Mayo de 2018 08:25
|
Redacción

Un pleito que fue subiendo de tono salió a relucir durante el segundo debate presidencial, cuyas preguntas fueron hechas por seis de los 42 ciudadanos asistentes al gimnasio de la Universidad Autónoma de Baja California (UABC).

Por primera vez, desde que se realizan debates presidenciales en México, los candidatos se confrontaron cara a cara en varias ocasiones.

El formato permitió que pudieran acercarse y no permanecer estáticos en su lugar y fue justamente en uno de los momentos en los que Ricardo Anaya se aproximó a Andrés Manuel López Obrador, que este último aprovechó para espetar: “¡Voy a cuidar mi cartera…. No vaya ser!”, situación que dejó al descubierto el pleito, ya cantado, entre ambos.

Después vinieron los calificativos que cada uno usó para referirse a sus contrincantes.

El ejercicio organizado por el Instituto Nacional Electoral (INE) reveló las posturas de cada candidato en torno a la relación con Estados Unidos, el trato a los migrantes, la brecha salarial y las exportaciones.

Candidatos encaran debate más intenso

AMLO y Anaya se enfrascan en discusiones sobre inversión, comercio internacional, Atlanta y estudios; Meade critica a López por Nestora

Dividido por las preguntas de seis de los 42 ciudadanos ahí presentes, el segundo debate presidencial dejó al descubierto el pleito, ya cantado, entre Andrés Manuel López Obrador y Ricardo Anaya.

—¡Voy a cuidar mi cartera…. No vaya ser!, soltó el candidato de Morena cuando el abanderado del Frente PAN-PRD-Movimiento Ciudadano se acercó a entregarle una gráfica sobre la inversión en sus días de Jefe de Gobierno capitalino.

El independiente Jaime Rodríguez Calderón sacó enseguida el asunto de la familia del frentista:

—Tiene a sus hijos en Estados Unidos, lanzó el Bronco.

—Eso es falso, reviró Anaya.

Terminaba así el tramo correspondiente a la pregunta del joven Luis Ángel Amador Pérez, quien les pidió a los cuatro candidatos explicar las acciones que pondrían en marcha para reorientar las exportaciones mexicanas ante la política proteccionista de Estados Unidos.

—Lo primero que debemos hacer es destetarnos de los gringos, sostuvo el gobernador de Nuevo León con licencia.

López Obrador abrió con la idea de que “la mejor política exterior es la interior” y puso el acento en el fortalecimiento de la economía: “Que haya trabajo para que la gente no tenga necesidad de emigrar”.

Anaya aprovechó para criticar la visita de Donald Trump a Los Pinos cuando era candidato, calificándolo como un error histórico del gobierno: “Yo voy a ser un Presidente que sí actúe con dignidad”.

León Krauze buscó un poco de profundidad, característica que él y Yuriria Sierra  se habían propuesto darle a este ejercicio.  Y le solicitó al candidato de Morena un parámetro para medir el respeto en la relación con Estados Unidos, recordando que el mandatario de ese país le ha llamado corrupto al mexicano.

López Obrador respondió que en ese caso le daría la razón a Trump…

—¿Y el parámetro medible? – insistió Krauze.

—Que haya honestidad, que el gobierno mexicano sea honesto… Que no seamos candil de la calle, oscuridad de la casa, definió el de Morena.

Krauze le planteó enseguida el hipotético escenario de una guerra comercial si los vecinos del norte frenaran las importaciones mexicanas de aguacate en represalia al fin de la compra de maíz estadunidense.

—No va haber guerra comercial, vamos a entendernos, sostuvo López Obrador, quien dijo estar 25 puntos arriba en las encuestas, hecho que, remarcó, explica por qué los demás se centraban en atacarlo.

Vino entonces el momento más incómodo para José Antonio Meade: la pregunta de Krauze de si se tardó demasiado en nombrar embajador de México cuando fue canciller.

“Fue una sorpresa la elección, enfrentamos un escenario complejo… Fuimos claros en enfrentar su racismo”, se defendió.

En seguida el moderador inquirió si el presidente Enrique Peña se equivocó al recibir a Trump en Los Pinos. Y lo interrumpió para pedirle una respuesta binaria: sí o no…

—Dados por los resultados, y juzgados por los resultados, no, sostuvo el exsecretario de Hacienda..

A Anaya le tocaría explicar cómo endurecería el trato con Trump, si, le recordó el moderador, hasta Macron en París buscó congraciarse con el duro mandatario.

El panista citó al padre del moderador: “A los tiranos se les enfrenta”. Y volvió a su propuesta de poner todos los factores bilaterales en la mesa de negociación. “El respeto tiene que ser de ida y vuelta…”

 

https://www.facebook.com/econsulta.noticias/videos/10156324757096506/UzpfSTExNDg2MjgzNTA6MTAyMTU4NDI3ODAyMzk2MTg/?notif_id=1526877311688088&notif_t=feedback_reaction_generic

 

 

¡MENTIROSO!… ¡FARSANTE!

El pleito AMLO contra Anaya subió de tono con la segunda pregunta, a cargo de Diego Domínguez en torno a la brecha salarial entre México y Estados Unidos.

Meade se repuso en seguida para señalar que las promesas de incrementar por decreto el salario mínimo de los abanderados del Frente y de Morena competían con las ideas económicas de los tiempos del presidente José López Portillo.

Yuriria Sierra les había preguntado si sus plataformas van por economías cerradas o proteccionistas.

López Obrador tomó la primera réplica de esa tanda para responderle al frentista:

—Anaya es un mentiroso (…) Tú estás acostumbrado a mentir (…) ¿Sabes cómo se llama tu libro? Las mentiras de Anaya, señaló el exjefe de Gobierno capitalino al insistir que en su gestión hubo 37 mil millones de dólares de Inversión Extranjera Directa.

Más información en:

http://www.excelsior.com.mx/nacional/debaten-cara-a-cara-faltan-41-dias-para-la-eleccion/1240204

clh

Vistas: 649