*

Martes, 19 de Junio de 2018

Cabildo, no Congreso, definirá sustituto de edil en Texmelucan

Entre los regidores que buscaban ampararse contra las acciones de la Fiscalía saldrá el sustituto de Rafael Ramírez, edil con licencia
Jueves, 7 de Junio de 2018 09:20
|
Claudia Lemuz

El presidente de la Junta de Gobierno y Coordinación Política del Congreso Local, Carlos Martínez Amador precisó que el Poder Legislativo no intervendrá en la designación del sustituto de Rafael Ramírez Núñez, presidente municipal de San Martín Texmelucan, luego de que esta semana presentó su licencia al cargo por un periodo de 90 días.

Texmelucan sin edil; se raja el suplente por motivos de saludEdil de Texmelucan deja alcaldía; rechaza negociación con estadoPor falsear información, niegan amparo a regidores de TexmelucanPor el momento, precisó el legislador perredista, al Poder Legislativo no le han notificado de manera oficial sobre la licencia que presentó el alcalde de Texmelucan.

Sin embargo, la ley establece que el Congreso Local intervendrá sólo si existe ausencia definitiva, de lo contrario serán los integrantes del Cabildo quienes definan cuál de los regidores asumirá las funciones de presidente municipal, dado que el edil suplente, Benjamín García Noé, anunció este miércoles que no rendirá protesta por así convenir a su salud.

Interrogado sobre la viabilidad de que sea uno de los regidores quien asuma el cargo, después de que todos intentaron ampararse por la investigación que sigue la Fiscalía General del Estado a diferentes funcionarios de Texmelucan, presuntamente vinculados a grupos delincuenciales, Martínez Amador respondió a Municipios Puebla, que los legisladores solo intervendrán una vez que se agoten las etapas que marca la ley como ha sucedido en otros casos, cuando el cabildo en su totalidad ha sido destituido y es el Poder Legislativo el que debe designar a la nueva autoridad.

Acéfalo municipio huachicol

La crisis de inseguridad que azota al municipio donde se han decomisado miles de litros de combustible de procedencia ilícita en los últimos meses, generó que el gobierno estatal tomara el control de la seguridad a partir del 2 de mayo, cuando entró a la comandancia y detuvo a más de un centenar de policías por el delito de usurpación de funciones, a sus superiores por cohecho y semanas después a funciones municipales, a quienes la Fiscalía General del Estado (FGE) investiga por presuntos vínculos con la delincuencia organizada.

Incluso, el ex comisario de Seguridad Pública de San Martín Texmelucan, Miguel Ángel Jacinto fue señalado de dar protección de tres presuntos delincuentes que en el mes de abril aparecieron descuartizados en las calles del municipio, de acuerdo con la carpeta de investigación 6013/2018.

La descomposición por la presencia del huachicol

Después de que Pemex cerró en Puebla el ducto que va de Minatitlán a la Ciudad de México para aminorar la ordeña y comercialización de huachicol, se intensificó la actividad en el área de San Martín Texmelucan.

Fue en octubre del año pasado cuando el entonces alcalde Rafael Ramírez giró decenas de escritos al presidente de la República, Enrique Peña Nieto; al gobernador de Puebla, José Antonio Gali Fayad; a diputados federales y locales, y a diferentes instancias para solicitar intervinieran en Texmelucan con la finalidad de evitar que la inseguridad escalara, pero en ese momento poco se hizo.

“En el municipio que presido, se han suscitado distintos hechos que considero de alto impacto, los cuales han afectado a la sociedad, y han puesto de manifiesto la grave situación que se vive en materia de seguridad pública, motivado principalmente, por asuntos relacionados con el robo de hidrocarburo, para lo cual, me permito describirle algunos de los incidentes que se han generado”, dice la introducción del oficio HASMT-PM-780/2017 recibido en Oficialía de Partes de Presidencia el pasado 5 de octubre.

En el cierre del documento de tres páginas en el que se describen hechos delictivos que hubo en Texmelucan como balaceras en vía pública y ataques a los ductos de Pemex, Ramírez Núñez concluye: “Ante esta situación me permito, solicitar el apoyo del gobierno Federal y su intervención ante el gobierno Estatal, con el objeto de que, dentro de sus atribuciones, se tomen medidas efectivas que eliminen de raíz estos ataque a los ductos de PEMEX y sus consecuencias, que vulneran gravemente a nuestra sociedad texmeluquense y debilitan totalmente a nuestra fuerza pública municipal.”

Fue este año cuando en Texmelucan las balaceras se intensificaron y en febrero, en San Salvador el Verde, municipio aledaño a San Martín, ejecutaron y calcinaron a cuatro hombres. Para el 3 de marzo, los primeros desmembrados fueron abandonados en el zócalo de Texmelucan, ubicada a sólo 20 minutos de la capital poblana por la autopista México-Puebla.

Dos cuerpos en bolsas negras fueron colocados en la plaza principal ese sábado por la mañana, generando horror entre la población porque iban acompañado de cartulinas de colores con un mensaje del Cartel Jalisco Nueva Generación a Los Zetas.

Días después, el 30 de marzo arrojaron más restos humano en el asta bandera, lugar de referencia para locales y fuereños, también con mensajes en cartulinas atribuibles al Cartel Jalisco Nueva Generación.

En abril, en las inmediaciones del tianguis de San Martín Texmelucan localizaron cuerpos desmembrados cerca de la carretera Tlaxcala-Texmelucan, los cuales meses después la Fiscalía General del Estado confirmó corresponden a Eduardo, René y Jorge, tres presuntos delincuentes que operaban con el CJNG, presuntamente protegidos por el comandante Miguel Ángel Jacinto.

El 2 de mayo, luego de publicado un decreto en el Periódico Oficial del Estado, el gobierno estatal asumió el control de la seguridad pública de Texmelucan. Ese día por la mañana realizó un cateo de la comandan municipal y detuvo a 177 policías, de los cuales 115 permanecen en el penal de máxima seguridad de Tepexi por usurpación de funciones porque no figuraban en el registro del Sisma Nacional de Seguridad Pública y no aprobaron los exámenes de control y confianza.

En ese momento, Ramírez Núñez calificó el cateo como una acción arbitraria por parte del estado.

La segunda intervención de la FGE en Texmelucan fue para detener funcionarios, quienes supuestamente favorecieron la actuación de la delincuencia organizada en el municipio. El tercer cateo a decir del edil ahora con licencia, también fue arbitrario y advirtió el riesgo de que fuera para fabricar pruebas porque la autoridad estatal lo llevó a cabo sin la presencia del personal del ayuntamiento.

Sin embargo, esta semana la postura del edil se mesuró y el martes por la tarde anunció que había presentado licencia al cargo por un periodo de 90 días, rechazando en todo momento que fuera parte de una negociación con la autoridad estatal para evitar que lo vincularan a la investigación que tiene abierta la Fiscalías General del Estado.

Negó negociaciones con el estado, pero agradeció la intervención del gobernador José Antonio Gali en el municipio que gobernaba.

No obstante, pese a la entrada del estado los asesinatos no han dejado de existir y la semana pasada apareció nuevamente otra manta con mensajes amenazantes.

Tras conocer el panorama social y político de Texmelucan, Benjamín García Noé, presidente suplente, declinó la posibilidad de asumir el cargo de presidente municipal bajo el argumento de que su salud se verá afectada.

Ahora, los regidores a quienes la justicia federal negó amparo por falsear información, deberán decidir quién asume el cargo de Rafael Ramírez, cuyo periodo para el que fue electo concluye en el próximo mes de octubre.

Con información de La Silla Rota

clh

Vistas: 872