*

Miércoles, 12 de Diciembre de 2018

Texmelucan, Tlahuapan y Tlalancaleca el nuevo Triángulo Rojo

Según datos de Pemex, hubo incremento de tomas clandestinas de 2016 a 2017, el año pasado los tres municipios sumaron 501
Lunes, 6 de Agosto de 2018 10:20
|
Municipios Puebla

San Martín Texmelucan, Pue.- El año pasado San Martín Texmelucan escaló del séptimo lugar estatal al primero en la lista de los municipios donde más se han detectado tomas clandestinas en Puebla.

Confirman detención tras enfrentamiento en XalmimilulcoFue policía el chofer de Estrella Roja asesinado en TexmelucanPolicías estatales extorsionan en Texmelucan: Vecinos VigilantesEl aumento se refleja, por ejemplo, en que por cada perforación ilegal a los ductos de Petróleos Mexicanos (Pemex) registrada en 2016, los huachicoleros hicieron tres durante 2017.

El crecimiento del ilícito en esta demarcación afectó a otros dos municipios aledaños: San Matías Tlalancaleca y Santa Rita Tlahuapan. En los tres, el año pasado se concentraron tres de cada 10 perforaciones ilegales a los ductos de Pemex detectadas en el estado, por lo que, se podría decir, nació un nuevo triángulo rojo en Puebla.

Las cifras se desprenden de un informe de la petrolera otorgado vía transparencia a esta casa editorial, tras un recurso de revisión ante el ante el Instituto Nacional de Transparencia, Acceso a la Información y Protección de Datos Personales (Inai).

Esto, pues la empresa mexicana ha decidido mantener reservados los datos por demarcación a pesar de hacer públicas las cifras por estado, con el argumento de que pone en peligro la seguridad del país.

El nuevo corredor huachicolero

Si bien San Matías Tlalancaleca y Santa Rita Tlahuapan aparecían desde 2011 y 2012 como los primeros focos rojos detectados por el robo de hidrocarburo, a la par que San Martín Texmelucan, los casos de tomas clandestinas se intensificaron el año pasado, cuando la estrategia de los diferentes órdenes de gobierno para combatir este ilícito se concentraron en municipios como Tepeaca, Acatzingo y Palmar de Bravo.

En estas últimas tres demarcaciones llegaron a operar líderes de chupaductos relacionados con células del narcotráfico, como el Cártel Jalisco Nueva Generación y Los Zetas.

Se trata de Antonio Martínez El Toñín y Roberto de los Santos de Jesús El Bukanas, ambos prófugos, quienes controlaban el robo de combustible desde los límites con Veracruz hasta en juntas auxiliares de la capital poblana.

Tras detectar los puntos, las autoridades lograron que disminuyera el ilícito en la zona. Por ejemplo, Tepeaca con 352 perforaciones ilegales en 2016, era el primer lugar a nivel estatal por el número de tomas detectadas, pero el año pasado se convirtió en segundo al disminuir las denuncias a 221 casos.

Sin embargo, su lugar fue ocupado por San Martín Texmelucan, donde hace dos años se contabilizaron apenas 75 casos –cifra con la que era el sexto del estado–, durante 2017 hubo un incremento de 304%, al registrar 303 denuncias por extracción del hidrocarburo.

San Matías Tlalancaleca en 2016 compartía el sexto lugar estatal con más perforaciones ilegales, al tener 75 igual que San Martín, pero el año pasado ocupó el cuarto sitio, con 106 reportes. Es decir, el ilícito creció 41%.

A su vez, Santa Rita Tlahuapan pasó del lugar 13 a nivel estatal al quinto sitio, pues de registrar hace dos años apenas 16 casos, en 2017 hubo 92 denuncias por la sustracción del hidrocarburo. Esto significa un crecimiento de 475% del delito, el más alto de los tres municipios.

La presencia de los huachicoleros ha provocado que los pobladores apoyen a las autoridades municipales, quienes se han visto sobrepasadas al no contar con el apoyo de otras fuerzas policiales, a pesar del incremento de los casos.

Fue el presidente municipal de Santa Rita Tlahuapan, Joel Díaz Ramírez, quien denunció la situación en junio de 2017, después de que dos meses antes identificaran a seis elementos policiales municipales involucrados con los ladrones de combustible, por lo que fueron cesados de la corporación.

A la fecha sólo se conoce la identidad de dos líderes que se disputan el poder del huachicol junto a bandas de Tlaxcala y quienes formaban parte de los grupos comandados por El Bukanas y El Toñín: Arely Pérez Juan, La Negra, y Óscar García Téllez, El Loco Téllez.

Este último ya ha sido detenido en dos ocasiones por robo de vehículos y asaltos a gaseras entre 2013 y 2014, en una ocasión por autoridades de Tlaxcala y en la segunda en San Martín Texmelucan, donde opera. Sin embargo, a pesar de que la Secretaría de Seguridad Pública informó que estaba siendo investigado tras el aumento de sus actividades ilícitas, sigue en libertad.

La Negra, una mujer de aproximadamente 30 años, ha reclutado a menores de edad como halcones, a pobladores como chupaductos y ha cooptado con policías municipales, elementos de la fuerza especial de Pemex y a elementos del Ejército, de acuerdo con las versiones de los habitantes de San Francisco Tláloc, junta auxiliar de San Matías Tlalancaleca.

Junto a su hermano El Salinas administra las perforaciones del ducto ubicado en ese municipio. Los dos operan la zona y cobran a otros huachicoleros dos pesos por cada litro que sustraen.

Según testimonios, utilizan a los pobladores de estos municipios al pagarles 500 pesos por recoger con cubetas o garrafones el combustible derramado de las tomas clandestinas, de forma que no puedan ser detenidos cuando ocurren los incidentes; el hidrocarburo es comercializado después en el mercado negro.

Inclusive, se sabe que aparte cuentan con una plantilla de personal a quienes pagan por jornadas, con lo cual los campesinos de los municipios aledaños prefieren asociarse con los ladrones de combustibles que seguir en el campo.

Status del viejo Triángulo rojo

Después de que las bandas de ladrones de combustible se desplazaron a otras zonas del estado, según han informado en diversas ocasiones las autoridades locales, municipios que conformaban el triángulo rojo presentaron un menor número de reportes.

Tal es el caso de Palmar de Bravo, en 2016 era el segundo lugar a nivel estatal con 283 perforaciones ilegales, pero el año pasado Pemex informó que bajó al séptimo, con apenas 74 denuncias.

Ha sido tal el impacto de la estrategia contra el robo de combustible en esta demarcación que hubo dos meses –noviembre y diciembre– donde no hubo reportes de tomas clandestinas.

Esta tendencia pareciera extenderse este año, en el reporte otorgado por la petrolera con corte hasta enero, este municipio apenas tiene un caso.

Lo mismo parece suceder en Acatzingo, donde hace dos años Pemex reportó 118 perforaciones ilegales, por lo que se ubicó en el quinto lugar a nivel estatal. El año pasado cayó al noveno y apenas registró 53 casos.

En el primer mes de este año ni siquiera fue tomado en cuenta en el listado de reportes.

Con información de 24horaspuebla.com

ES

Vistas: 2874