*

Lunes, 12 de Noviembre de 2018

Esparza, gobernador interino de Puebla

Lo que se dice del rector. La administración que ha llevado. El clima generado.
Sábado, 18 de Agosto de 2018 11:49
|
Redacción

Puebla, Pue.- Ante el proceso de judicialización  que se vive para la definición jurídica del   legítimo(a) ganador(a)  a la gubernatura, ante la impugnación de los resultados electorales, anulación de la elección y realización de elección extraordinaria, en los pasillos universitarios  se reproduce el rumor que el Rector de la institución, Alfonso Esparza Ortiz, “cabildea” entre los grupos y fuerzas internas de MORENA su inclusión para ser propuesto como gobernador interino si el fallo del  Tribunal Electoral del Poder Judicial de la Federación (TEPJF) resuelve en definitiva que existió fraude electoral.

Con infraestructura se fortalece educación media superior: BUAPEntrega BUAP obras en Acajete y TlatlauquitepecPara los grupos políticos organizados, personalidades académicas y alumnos que realizan   activismo político dentro y fuera de la BUAP, no es un secreto la infiltración que existe  en las filas de MORENA por parte de Alfonso Esparza Ortiz, para que sus secuaces sean correas de transmisión e interlocutores ante dirigentes del partido que dirige AMLO, actual Presidente de la Republica  electo. MORENA en Puebla no tendrá mayor problema en identificarlos por sus prácticas y discurso de  insistir reiteradamente no entrometerse en la vida interna de la BUAP y que el actual Rector es un aliado estratégico por el control interno que mantiene y ser un factor de estabilidad política para quien sea el próximo gobernador(a).

Lo incluyan o no como futuro aspirante a la gubernatura interina de presentarse un escenario desastroso para Rafael Moreno Valle y su esposa Martha Erika Alonso. Como rector, universitario, profesionista, ciudadano,  Alfonso Esparza Ortiz, no representa política e ideológicamente ninguna identidad y compromiso con la izquierda y fuerzas democráticas, por lo que no puede existir  alguna confianza o ilusión, más ahora que MORENA representa la fuerza política mayoritaria ante el Congreso de la Unión y tendrán en sus filas al Titular del Poder Ejecutivo Federal, el Presidente de la Republica.

En la clase política poblana y universitarios que militan en MORENA, un conjunto de percepciones  están presente frente a quien dirige la máxima casa de estudios del Estado, la BUAP.

1. Que su llegada a la  rectoría en su primer y segundo periodo, independientemente de las elecciones formales que existieron, Rafael Moreno Valle fue quien decidió políticamente  la imposición ante los universitarios.

2. El gatopardismo en la política, es un rasgo distintivo que caracteriza al actual Rector de la BUAP, qué decir de su famosa “neutralidad política” con el autoritarismo Morenovallista.

3. El control político autoritario que campea en  la vida universitaria está a cargo de personalidades vinculadas al espionaje político con experiencia en seguridad pública e inteligencia política emanados del CISEN, con vínculos directos al Morenovallismo.

4. La cerrazón política, hostigamiento y amenazas veladas desde diferentes instancias universitarias  a quienes no coinciden, convergen o disienten respecto a  quien toma las decisiones sustantivas y cómo se  gobierna frente a los universitarios es una constante.

5. Ante el clima de terrorismo laboral existente, prácticas y decisiones  autoritarias,  enquistamiento de una burocracia universitaria  déspota y autoritaria, existencia de complicidades dudosas entre funcionarios responsables de las adquisiciones en compras y licitaciones  que se denuncian de manera permanente en redes sociales y que circulan entre alumnos, docentes y funcionarios, solo son pequeñas muestras de que en la vida universitaria existen problemas de fondo en el manejo de los recursos públicos  y una elite que se beneficia.

6. La BUAP no es negocio de particulares, trampolín político, botín de políticos,  no es una empresa inmobiliaria que tenga como función la construcción y ganancia, no necesita “gerentes” o “burócratas contables profesionales certificados”, necesita líderes académicos, docentes, investigadores con vocación democrática y comprometido con necesidades sociales.

7. Es comprensible una universidad antidemocrática en  gobiernos autoritarios como los marcados por el Morenovallismo, será  contradictorio  en los nuevos tiempos de cambio político  mantener una universidad antidemocrática y Rectores autoritarios en un régimen que emerge de un proceso democrático con principios basados en la honestidad y lucha frontal contra la corrupción.

8. Muy probablemente los universitarios tomarán las mejores decisiones por hacer posible lo que dice la Ley de la Benemérita Universidad Autónoma de Puebla, en el sentido de ser una institución académica libre y democrática,  y en lo particular el Estatuto Orgánico  señala que  es una  institución social integrada por una comunidad libre, plural y democrática unida en torno a los propósitos compartidos por sus miembros de trasmitir, acrecentar, difundir el conocimiento y la cultura así como de ponerlos al servicio de la sociedad.

La BUAP, es en esencia una universidad pública, como institución académica   es el proyecto cultural más importante creado por la sociedad, es el claustro donde se cultiva la inteligencia del país de manera profesional, para contribuir a la solución de problemas que permitan el desarrollo del país y bienestar de los mexicanos.

Considero que en la comunidad universitaria existen docentes e investigadores con gran espíritu y vocación  universitaria, con principios y valores democráticos,  dignos, humanistas, ajenos a las tentaciones de sumisión y entreguismo de la voluntad de los universitarios hacia  el poder gubernamental  en cualquiera de sus niveles y ámbitos de decisión.

Ni vencedores ni vencidos, ni dominadores y dominados, respeto a derechos universitarios, el respeto a la pluralidad significa el respeto al otro, al diferente, diálogo y acuerdo es la  base de la convivencia pacífica, como cultura universitaria. Muy distinto a querer tener legitimidad bajo presión, amenazas y exclusión,  incluso con el despido laboral.

Nuevos tiempos se avecinan en la BUAP, ojala sean una bocanada de aire fresco para vitalizar la dignidad universitaria para reencausar su propia naturaleza, finalidad,  por la que fue creada.

Información del articulista Nicéforo Rodríguez Gaytán.

clh

Vistas: 12545