*

Sábado, 20 de Octubre de 2018

VIDEO: Reiniciar a los 81 años; el caso de Julia tras el terremoto

Ella, propietaria del tendajón Juquilita, estaba en su negocio del Centro de Izúcar de Matamoros, mientras miraba como todo se derrumbaba alrededor.
Jueves, 13 de Septiembre de 2018 17:47
|
Lidchy Cano

Izúcar de Matamoros, Pue.- Eran las 13:14 horas del 19 de septiembre de 2017, cuando un sismo terminó con el negocio y hogar de Julia. A sus 81 años tenía que volver a comenzar.

VIDEO: A Rosa, el 19S le cambió la vida; hoy solo sobreviveElla, propietaria del tendajón Juquilita, estaba en su negocio del Centro de Izúcar de Matamoros, mientras miraba como todo se derrumbaba alrededor. No supo qué hacer.

“Todo estuvo feo, feo”, recuerda antes de ponerse a llorar. Aquella tarde su mostrador le sirvió para resguardarse, mientras observaba cuando la mercancía, anaqueles y hasta las paredes se caían.

“No salí, la gente gritaba, todo era un caos, en la calle, hay muchos cables, hay un transformador, era más seguro estar dentro, mis trastes se cayeron, mi estufa se echó a perder”.

En unos segundos perdió cerca de 20 mil pesos en mercancía, pero no solo eso, también su hogar. Luego de rescatar algunos productos se fue a vivir temporalmente con su nuera; ahí sobrevivió de lo poco que pudo vender.

Julia recibió apoyo por parte del Fondo Nacional de Desastres Naturales una vez que se confirmó la pérdida total de su casa. Sin embargo los 120 mil pesos que recibió de apoyo para su vivienda, más los 10 mil pesos para su tienda, no le sirvieron para regresar a la normalidad.

Solo pudo pagar los cimientos, paredes y láminas, el resto, cuando pudo, lo cubrió con su dinero.

En agosto de este año, la Sedatu dio a conocer que mil 100 millones de pesos fueron destinados para reconstruir más de 5 mil casas.

Un año después, Julia no se ha recuperado. Las ventas en la calle Revolución, donde está su tienda, no han mejorado luego de que durante semanas estuvo cerrada.

A pesar de todo no quiere dejar su tendajón que ya tiene 80 años de existir y que en su familia se ha heredado de generación en generación. “Todos mis vecinos han venido muriendo, ya nada más, yo estoy quedando, nací y crecí en este lugar, solo un tiempo me fui, pero volví a regresar”.

Ilustración Municipios Puebla

GJ/ES

Vistas: 866