*

Martes, 18 de Diciembre de 2018

Pablo Rincón Moreno, el edil viajero de Tehuitzingo

La administración del presidente municipal dejó inseguridad desbordada y feminicidios.
Domingo, 7 de Octubre de 2018 22:08
|
Lidchy Cano

Tehuitzingo, Pue.- Feminicidios, asesinatos y robos fueron parte de la administración de Juan Pablo Rincón Moreno, en el municipio de Tehuitzingo, así como la ausencia del edil, por sus constantes viajes al extranjero, lo que generó que no existiera atención a los problemas sociales de la ciudadanía.

Se va Paisano Arias sin concluir DIF municipal de 54 mdpInés Saturnino y sus 4 años de excesos en TecamachalcoEn marzo del 2015, Juan Pablo Rincón Moreno viajó a Estados Unidos sin pedir autorización al cabildo, dejando botada la administración municipal, hecho que no solo indignó a los regidores sino a la población en general, quienes estaban inconformes ante su falta de trabajo.

Desde ese entonces, Juan Pablo Rincón Moreno pasó a ser uno de los ediles mixtecos con mayores problemas sociales, que no escuchó las demandas de la población, situación que mantuvo enardecidos a los ciudadanos.

Ante la ausencia del alcalde en Tehuitzingo se desató una ola de inseguridad desde 2015, lo que provocó que la población exigiera cada vez con mayor frecuencia la salida del edil del ayuntamiento, pero a pesar de las constantes tomas de la presidencia, nunca fue destituido; siempre ostentó que el entonces diputado federal, Jorge Estefan Chidiac, lo protegía.

La inseguridad

Los problemas de inseguridad continuaron creciendo, provocando que hoy en día el narcomenudeo sea un problema en el municipio, con la operación de grupo de jóvenes que se dedican a la venta de estupefacientes.

Este lugar solo cuenta con cinco elementos de seguridad pública por turno, para una población de cerca de 12 mil habitantes, hecho que según los pobladores ha permitido el crecimiento de la delincuencia en el municipio, sin que la autoridad haga algo.

Los habitantes han declarado a diversos medios de comunicación que están cansados de tanta inseguridad, ya que la delincuencia rebasó a esta administración, dejándolas a expensas del pandillerismo, narcomenudeo, asaltos y robos a casa habitación.

Los feminicidios, en el ojo del huracán

El primer feminicidio en Tehuitzingo se registró el 29 de enero de 2018, la víctima fue Ana Elia García Bravo, de 26 años de edad. A nivel estatal, Ana Elia fue el octavo feminicidio registrado en el mes de enero su cuerpo fue encontrado en la barranca cerca del Puente Colorado, en la Sección Tercera de Tehuitzingo y presentaba múltiples heridas por arma blanca. De acuerdo a algunas versiones, la joven fue apuñalada presuntamente por su pareja sentimental.

En su momento los habitantes exigieron a las autoridades declarar la alerta de género y garantizar la seguridad de las mujeres en ese municipio, hecho que no sucedió, pues en agosto del 2018, se registró el segundo feminicidio. Vecinos de la sección cuarta reportaron balazos al interior de una vivienda, uniformados acudieron a la calle 14 de Marzo donde según versiones de los testigos, una banda de delincuentes entró a robar a la casa donde se encontraba una mujer, la cual fue herida por impactos de bala, la joven fue trasladada al hospital general de Izúcar de Matamoros para su atención médica, sin embargo en el trayecto perdió la vida.

La víctima respondía al nombre de María del Carmen Aguilar Sánchez, mejor conocida como “La Rubí”, tenía 40 años de edad y presentaba 22 impactos de arma de fuego en diferentes partes del cuerpo, siendo las heridas del tórax las más graves y las que le arrebataron la vida.

En agosto del 2018, nuevamente se desató un problema entre la ciudadanía, otra vez, la población estaba inconforme, y es que a días de haberse registrado el feminicidio número 2 en Tehuitzingo, nuevamente sujetos armados asesinan a un hombre, muy cerca de una escuela primera y a plena luz día.

Vecinos del lugar comentaron que a Juan Pablo Rincón Moreno, presidente municipal de Tehuitzingo, jamás se le encuentra en la sede alterna a la presidencia, pues la mayor parte del tiempo se la pasa viajando y no atiende los problemas de la ciudadanía.

Mencionaron que desde inicios de 2018, tienen miedo de salir a las calles, sobre todo cuando comienza a oscurecer, debido a que la inseguridad se incrementó durante este año.

El incremento de la inseguridad en este lugar, se vio reflejado este 15 de septiembre, cuando los festejos patrios tuvieron que ser suspendidos.

dp/gj

Vistas: 2838