*

Viernes, 22 de Marzo de 2019

Un hondureño si alcanzó su sueño, se casó en Puebla

Este fin de semana llegaron más de mil hondureños y pernoctaron en tres albergues en la capital poblana
Lunes, 5 de Noviembre de 2018 07:58
|
Claudia Lemuz

Puebla, Pue.- El hondureño Christofer Isaac Reyes llegó a México hace más de 10 años, en condiciones similares a las de sus paisanos que este fin de semana desfilaron por la capital poblana rumbo a la Ciudad de México, los mismos que fueron testigo de una boda.

Llega Caravana de Migrantes a Puebla, pernoctarán en AmozocMigrantes cruzan Puebla para ir por su sueño americanoEn la Parroquia de la Asunción, Christofer Isaac Reyes y Gloria Jannet Velasco Martínez decidieron contraer matrimonio por la tradición que tiene de apoyo al migrante.

Meses atrás eligieron la fecha de su unión, sin saber que iban a tener como invitados de honor a los integrantes de la Caravana Migrante, los paisanos de Christofer Isaac Reyes.

"Yo le dije que invitara a todo su pueblo, pero ahora sí exageró", manifestó con una sonrisa franca la novia.

La iglesia se preparó para el enlace matrimonial de la pareja que lleva nueve años junta. Sin embargo, concluidas las ceremonias se transformó en albergue para dar tranquilidad por una noche a los centroamericanos que llegaron a pie o de aventón hasta la capital poblana.

La historia de su paisano con Gloria, manifestaron algunos, les da aliciente para continuar el camino y saber que el haber salido de su país no es un error como muchos dicen. En su futuro hay incertidumbre pero también esperanza de que pueden aspirar a mejores condiciones de vida.

Muchos vienen no sólo cansados, también enfermos porque la temperatura no les ha favorecido. Aunque el frio por la noche arrecia en Puebla, casi ninguno tiene suéteres o chamarras para cubrirse.

Sin embargo, ni el cansancio ni la enfermedad les restó ánimo para disfrutar de la felicidad de los novios, menos cuando Gloria en medio de flores, carriolas y sacos de dormir aventó el ramo. La hondureña Lesli lo recibió, pero ella no sólo recibió un ramo, sino la ilusión de que vienen cosas mejores para su vida.

Además de la asunción, la Caravana Migrante pernoctó en los albergues instalados en el Polideportivo Xonaca y la iglesia de Nuestra Señora de San Juan de los Lagos.

Ahí algunos accedieron a compartir sus historias, muchos salieron por la pobreza, la inseguridad, pero también por la violencia, no sólo del crimen, sino de sus parejas, como algunas de las mujeres que han caminado kilómetros con sus hijos a cuestas lo narran.

Por extraño que parezca, le temen más a regresar al lado de sus parejas, que a las balas que anunció el presidente de los Estados Unidos, Donald Trum pueden recibir. Quizá, porque han sentido los golpes de los hombres que dijeron las amaban y la idea de las balas, por el momento, sólo está en el imaginario colectivo.

clh

Vistas: 777