*

Sábado, 19 de Enero de 2019

Valerie, la atlixyorkina que llegó a la milla 24 de NY

Liborio, un ex beisbolista y ex trabajador de la ex fábrica La Concha se alista para correr al lado de su hija en el 2019
Lunes, 19 de Noviembre de 2018 10:32
|
Lena Velázquez

Atlixco, Pue.- Por primera, Valerie, una atlixyorkina, cumplió el sueño preparado con paciencia y dedicación: correr una de las rutas globales más codiciadas del mundo runner, narró Liborio, un ex beisbolista y ex trabajador de la ex fábrica La Concha.

Migración, consecuencia de precarización del trabajo: expertaPuebla, sexto lugar con más repatriadosA diferencia de otros años, Liborio Hernández, un atlixquence radicado en Nueva York desde hace más de dos décadas, no pudo participar en el edición 2018 del Maratón del mes pasado.

En esta ocasión, esperó con ansia a Alicia Estrada, Alejandro Vázquez, Miguel Vera, Miguel Cruz, Freddy, Fernando Feria y claro a Valeria, en la milla 24.

Y es que Liborio comparte la emoción que genera el correr. En 2015 y tras años de ensayos, estivo  listo. En poco más de cuatro horas llegó a la meta.

“Emociones, nerviosismo y la preparación estarán presentes a través de los cinco condados. Las experiencias vividas en el maratón 2015 fueron extraordinarias, después de varios años de ausencia me encontré con mi viejo amigo el maratón, y con la fortuna de que familia y amigos rastreaban nuestras posiciones”, recordó.

“Freddy y yo arrancamos juntos en la salida. Nos encontramos una sola vez antes de la milla 10. La 11 en Williamsburg sería el primer encuentro con la familia, en Manhattan, y en la 17 el encuentro fue con alegría, la emoción crecía, y la energía se desvanecía”, agregó.

Liborio siguió con sus recuerdos de 2015: “La llegada al parque en la milla 24, Freddy pasó primero, Vale, Cecy y Edgar a gritos lo descubrieron. Después de siete o diez minutos fue mi turno: los alientos de ánimo necesarios que sirven para sacar el extra que nos queda. Al cruzar la milla 25 el reencuentro con Freddy inevitable y quien haría la última milla simplemente inolvidable”.

Para Liborio están en el mismo nivel la historia de su primer maratón y el reto certificado de su hija un par de años después. Prometen pisar millas en el 2019... pero ahora juntos.

Fotografías Lena Velázquez

clh

Vistas: 411