*

Miércoles, 21 de Agosto de 2019

Soy inocente, dijo linchando en videoconferencia a su esposa

La familia llora el asesinato de Ulises Odair y su cuñado Merary Zuriel y exigen justicia a las autoridades poblanas; ambos dejan huérfanos
Lunes, 12 de Agosto de 2019 08:56
|
Redacción

Puebla, Pue.- Tras el linchamiento de siete personas en los municipios de Cohuecan y Tepexco, ahora se sabe que cinco de ellos no eran secuestradores como los habitantes de la mixteca lo dieron por hecho cuando los colgaron y les quitaron la vida.

Cuelgan a secuestradores por plagiar a habitante de TepexcoDeclara en la FGE familia de Orlando, menor linchado en CohuecanUlises Odair y su cuñado, salieron de Guerrero en busca de trabajo y desde hace un año laboraban en la mixteca poblana, desde ahí enviaban dinero para su hijo de 7 años de edad y para su hija de 6 años de edad, respectivamente, explicó la viuda de Ulises y hermana de Merary Zuriel. Ella recibió una videollamada de su esposo minutos antes de que los agarrara la muchedumbre enardecida.

“Si no salgo de esta, quiero decirte que no tengo nada que ver, y no hay de otra, que Dios los perdone", le dijo Ulises Odair a su esposa, cuando le explicó que junto con su cuñado había ido a comprar comida cuando les empezaron a gritar que eran secuestrados.

Tras el intento de secuestro de un habitante de la zona, la turba colgó a dos, pero buscaban al resto de la banda de plagiarios.

Acompañados de caballos y perros continuaron la búsqueda. Al primero que agarraron fue a Merary Zuriel porque Ulises corrió a una barranca, donde se escondió y desde ahí hizo la llamada a su esposa para aclararse que no tenían nada que ver.

"(...) yo alcance a escuchar ya muy cerca el ladrar de los perros y las pisadas de los caballos... Ulises me dijo que se llevaron a mi hermano y él corrió asustado a esconderse en una barranca, ahí fue cuando llorando me alcanzó a decir que no sabía qué había pasado, porque la gente estaba alzada y me aseguró que era inocente, incluso me pidió que llamara a su patrón para que los ayudara (...) sin embargo poco después se cortó la comunicación."

Adicional a la desesperación y dolor por saber que fueron asesinados, se enfrentaron a la entrega tardía de los cuerpos, que ya estaban en estado de descomposición.

La viuda clama justicia y advierte que procederán jurídicamente.

Fotografía archivom

clh

Vistas: 3393