*

Viernes, 20 de Octubre de 2017

A contratiempo

2 Diciembre, 2016
Érika Nieto

Entre los efectos provocados por el caos y temor generado por el triunfo de Donald Trump en la Presidencia de los Estados Unidos fue el aumento considerable en la cantidad de mexicanos que diariamente intentan cruzar la frontera norte sin documentos, el aumento en la cantidad de solicitudes de residencia permanente e inicio de procesos de ciudadanía, así como del aumento en el número de escuelas y estados que iniciaron una convocatoria para proteger a los alumnos de futuros procesos de deportación, como lo mencionamos en otras colaboraciones.

Y es que más allá de ser un freno a la migración ilegal la llegada del Republicano a la Casa Blanca, la realidad es que solo aceleró los planes de miles de indocumentados ya sea de llegar a territorio norteamericano o de iniciar cuanto antes su proceso de residencia permanente o ciudadanía para evitar ser separado de sus familiares.

Para muestra un botón, hace unos días el alcalde de Los Ángeles California, Eric Garcetti anunció en un evento realizado de forma conjunta con la Secretaria de Relaciones Exteriores, Claudia Ruiz Massieu la entrega de 60 mil residencias permanentes a mexicanos establecidos en ese estado fronterizo a través de la ejecución del Proyecto Ventanilla en el que trabajan ambos gobiernos.

Ahorita es California, pero otros estados como el de Nueva York también trabaja en apoyos similares para quienes se apresuran a tramitar su permanencia legal en territorio norteamericano y no dejar que llegue el día en que su familia sea separada.

Es cierto, la administración Obama ha rebasado a cualquier otro gobierno estadounidense, incluyendo a los propios Gobiernos de origen Republicano, en las cifras de deportados latinoamericanos, incluyendo a menores de edad que viajan solos; sin embargo, el Gobierno de Donald Trump, aún sin empezar y en contra de todos sus deseos, apresuró los planes de quienes ya tienen decidido cruzar para hacerlo antes del próximo 20 de enero, aumentando así, las cifras de cruces sin documentos hacía su propio territorio.

Y es que todos quieren ganarle al nuevo muro, al posible aumento en el costo de las visas y en las restricciones para otorgarlas; al aumento de los requisitos para alcanzar la residencia permanente, la ciudadanía, incluso al aumento del costo del servicio de los polleros, todos están a contratiempo mientras inicia la muy temida, administración Trump.

Comentarios vía twitter: @erinife

Correo electrónico: erinife23@gmail.com

Vistas: 402