*

Martes, 28 de Febrero de 2017

Deseos navideños de niños migrantes

24 Diciembre, 2016
Érika Nieto

Los deseos navideños y de fin de año de familias migrantes poblanas generalmente giran en torno a que encuentren suficiente trabajo durante el año venidero, a que los dólares que ganen alcancen para vivir en territorio norteamericano y para enviar a sus familias en México a través de remesas, o en el sentido de que, quizá junten lo necesario para regresar a casa y poner un negocio que les permita vivir cómodamente.

Cuando el pasado ocho noviembre se confirmó la llegada a la Casa Blanca de un personaje radical y que expresa tanto odio en sus acciones en contra de México y los mexicanos, los deseos y las plegarias navideñas y de fin año cambiaron también radicalmente.

Los últimos días se leen en medios de comunicación y redes sociales la preocupación, por ejemplo, de madres de familia indocumentadas que barajean las diferentes opciones que tienen para dejar encargados a sus hijos, nacidos en territorio estadounidense, en el caso de que ellas sean deportadas repentinamente.

O de familias completas que, aún con hijos nacidos en ese territorio, ya hacen los trámites necesarios para regresar con ellos a su comunidad de origen, no importa si los niños apenas y hablan el español y de que para ellos todo será nuevo a su llegada a México. Preferible que se adapten a su nuevo entorno y no que vivan una situación más dramática como la de saber que alguno de sus padres fue detenido en alguna redada.

También están las miles de cartas que está recibiendo Santa Claus por parte de pequeños ciudadanos americanos pero de padres latinos indocumentados que, en lugar de un juguete, piden que sus familias no sean separadas en cuanto el nuevo Presidente Electo tome posesión de la Casa Blanca. Cartas que son recibidas a través del Servicio Postal norteamericano que recibe una asociación que encabeza la denominada “Operación Santa” y que publicó esta semana El Diario de Nueva York.

En muchos casos la decisión de regresar a casa se aceleró ante la incertidumbre generada por las amenazas que no olvida y repite regularmente durante sus discursos, el Presidente Electo, Donald Trump.

La navidad de Joel

Mientras que algunos se adelantaron desde que se enteraron de la nominación del magnate. Joel, por ejemplo vivió casi dos décadas en Nueva York, trabajó en el área de construcción y jardinería por años. Un par de ocasiones regresó a casa por algunos días y cruzó nuevamente la frontera con la ayuda de un pollero para seguir ganando algunos dólares, con todos los riesgos que eso implicó.

Pero hace unas semanas decidió regresar al lado de su familia en la mixteca poblana definitivamente y así ver crecer a sus hijos no solo por fotografías. Por iniciativa propia tomó su pasaporte, compró su vuelo de avión y puso todas sus esperanzas en su regreso a México. Esta vez no será solo durante navidad o fin de año, ya no quiere arriesgar su vida en nuevos cruces fronterizos. Y aunque sabe que la situación laboral en Puebla no es la mejor, prefiere adaptarse, prefiere “buscarle” como él mismo expresa y no abandonar nunca más a su familia por un sueño que muy pronto podría convertirse en una pesadilla, la pesadilla americana. 

¡Felices fiestas!

Comentarios vía twitter: @erinife

Correo electrónico: erinife23@gmail.com

Vistas: 270