*

Domingo, 20 de Agosto de 2017

Moya abandona comité del PAN por puerta trasera

9 Enero, 2017
Roberto Ariza

Jorge Moya ya es calificado por militantes del PAN como uno de los dirigentes más infames de que se tenga memoria. Su gran oportunismos político sólo es comparable por su falta de oficio como líder partidista.

Entre los hechos más cuestionables al frente del comité directivo municipal se encuentra, primero, el hecho de que ejerció como juez y parte durante el proceso interno que le dio la candidatura a la presidencia municipal, (por segunda vez) a José Luis Galeazzi. Sin rastro de vergüenza e ignorando la molestia de los otros contendientes (Salvador Olivares y Jesús Dorado), Moya abandonó la obligada  imparcialidad de su cargo ya que fue incluido en la planilla de regidores del hoy alcalde de Atlixco protagonizando uno de los procesos internos menos transparentes hasta entonces.

Años más tarde, en la elección federal intermedia, Moya y su comité avalaron con su cobarde silencio los sucios enjuagues que permitieron al líder Antorchista, Juan Celis, hacerse de la diputación por este distrito. Recordemos que Salvador Escobedo, siendo diputado local, preparaba su salto para competir por la diputación federal sin contar que a pocos días de formalizar su registro recibiría la orden, desde Casa Puebla, para fingirse enfermo y dejar el paso libre al antorchismo. A cambio, Moya y compañía postularon a Julieta Camacho para encabezar una campaña ilusoria con el único fin de guardar las apariencias.

Pero no sólo fungió como esbirro de Salvador Escobedo, sino que también se caracterizó por la franca opacidad en el manejo financiero de Acción Nacional, ya que en 5 años que duró su gestión fue incapaz de terminar el edificio que albergará sus oficinas, algo inimaginable para el líder de un partido en el poder. Hasta el día de hoy, decenas de militantes activos, entre ellos muchos empleados del ayuntamiento, se preguntan en la bolsa de quién han parado las cuotas que mes con mes fueron entregadas a su comité.

Es en este sentido que para más de uno la construcción de su residencia en la colonia El León es vista con desconfianza.

Vistas: 345