*

Domingo, 28 de Mayo de 2017

Cinco de Mayo toda una fiesta en Estados Unidos

5 Mayo, 2017
Érika Nieto

Fue a partir de la Presidencia del Republicano George W. Bush, que año con año el Presidente en turno en los Estados Unidos organiza en la Casa Blanca un llamativo festejo para celebrar la Batalla del Cinco de Mayo, reconociendo y honrando así la presencia de millones de mexicanos que viven, trabajan y colaboran en el crecimiento económico de ese gran país.

La celebración va más allá y se extiende a través de festivales en varios estados de la Unión Americana, en los que es muy grande la presencia de mexicanos como en Chicago, Nueva York, Texas, California, Colorado, Filadelfia, Oregon y hasta Minnesotta en la frontera con Canadá.

En la ya denominada “Era Trump”, estos festejos tomaron especial interés ya que algunos estaban poniendo en duda su realización ante la posibilidad de que se ejecutaran algunas redadas, aprovechando la conglomeración latina.

Y ni hablar de los cambios que la Casa Blanca realizó al festejo, cuando el Presidente Donald Trump se negó a encabezar el evento como lo hicieron sus antecesores y lo redujo a una pequeña reunión con música de mariachi en vivo y tostadas como bocadillos, dirigida por el Vicepresidente de ese país, Mike Pence.

Como era de esperarse los medios de comunicación, así como organizaciones y fundaciones promigrantes calificaron la acción de Donald Trump de no festejar el Cinco de Mayo, como un desplante a los migrantes mexicanos y como una actitud más de rechazo a los paisanos en ese territorio.

Un impulso económico el festejo mexicano

Sin embargo, por más que quiera, Donald Trump no puede evadir así nada más la presencia de millones de mexicanos asentados en la Unión Americana y mucho menos de la cultura que llevan con ellos, y es que más allá de la fiesta que viven los paisanos en ese territorio, hay una realidad que ese gobierno se niega a reconocer, la organización de los desfiles y actividades que se contemplan en los festejos del Cinco de Mayo mueven la economía de la región donde se realizan.

Y es que se generan empleos, se incentiva el consumo, se pagan impuestos y permisos de la ciudad para el establecimiento de las múltiples actividades, a las que asisten por lo menos 200 mil personas de varias nacionalidades en los eventos más pequeños. La mayoría de ellos organizados por paisanos migrantes que, alguna vez, llegaron también como indocumentados.

Además en la mayoría de los estados donde se festeja el Cinco de Mayo son dos, tres o más los desfiles y ferias que se organizan en diferentes condados, multiplicando todo este impulso de la economía en cada uno de estos lugares. Independientemente de toda la promoción cultural que tiene la comida y la fiesta mexicana.

Increíblemente, la Batalla del Cinco de Mayo se festeja con más patriotismo y entrega entre los paisanos que viven fuera del país que aquí en Puebla, así que Donald Trump y sus desplantes poco podrán hacer para desaparecer el espíritu nacionalista que llevan los migrantes y que seguirán recordando año con año.

Comentarios vía twitter: @erinife

Correo electrónico: erinife23@gmail.com

Vistas: 211