*

Miércoles, 18 de Octubre de 2017

El pueblo se rebela contra Edwin Mora en Huaquechula

18 Septiembre, 2017
Roberto Ariza

El pasado miércoles 13 de septiembre habitantes del vecino municipio de Huaquechula estuvieron a punto de linchar al director de Turismo, Silverio Reyes tras un intento del gobierno municipal y el INAH por cambiar de lugar los monolitos prehispánicos que se encuentran en la plaza principal de la localidad.

En incidente comenzó cuando un grupo de arqueólogos encabezados por Eduardo Merlo cubrió con lonas y sogas las piedras labradas con la intención de trasladarlas al antiguo mercado municipal como parte de las labores de modernización que se llevan a cabo en el primer cuadro de la ciudad.

Un grupo de comerciantes locales advirtieron del movimiento e impidieron a los trabajadores del INAH continuar con los trabajos bajo el argumento de que esta obra no había sido consensuada con el pueblo.

El repique de las campanas en la iglesia convocó a un centenar de habitantes que se concentraron frente a la presidencia municipal para exigir al alcalde dar la cara por lo que calificaron como una más de sus imposiciones.

Sin embargo, Edwin Mora se acuarteló en las instalaciones de la presidencia municipal y envió a su director de Turismo para tratar de calmar el ánimo de la gente. Tras una breve diálogo, los enardecidos pobladores descalifican el trabajo de Silverio Reyes y lo culparon por dar luz verde a la obra sin consultar al pueblo.

Entre gritos y empujones surgió la petición de que fuera colgado como castigo y le fue colocada una soga en el cuello como medida de presión para que apareciera el presidente municipal.

Afortunadamente la policía municipal logró rescatar al funcionario a cambio de que una comitiva de ciudadanos ingresara a la presidencia para entablar diálogo con el alcalde. Tras largos minutos de tensión e incertidumbre, Edwin Mora apareció para anunciar que las piedras no serían movidas de lugar, y en cambio, serían sometidas a trabajos de restauración en su asentamiento original.

Este violento incidente es producto de una larga lista de agravios que el presidente de este municipio ha cometido en contra de los usos y costumbres de su pueblo. Entre los más notorios están la reubicación del mercado municipal en la que los locatarios denunciaron que fueron amenazados con ir a la cárcel en caso de oponerse al proyecto.

Habitantes comentaron a este columnista que toda la obra pública se ha concentrado en el centro del municipio con la intención de posicionarlo como Pueblo Mágico, dejando en el abandono a las juntas auxiliares que constantemente le demandan apoyo para las escuelas, mayor vigilancia policiaca, pavimentación de caminos y alumbrado público.

Cabe señalar que durante su último informe de gobierno, Edwin Mora se auto nombró como el presidente que más ha contribuido a la transformación del municipio a pesar de que las obras ejecutadas en su administración no son consideradas necesarias por los habitantes de la demarcación.

Vistas: 156