*

Martes, 21 de Noviembre de 2017

Entre la espada y la pared con Trump

12 Octubre, 2017
Érika Nieto

Sin duda alguna el presidente de los Estados Unidos, Donald Trump, encontró en uno de los grupos de indocumentados más apoyados por organizaciones y políticos de origen Demócrata, el de los jóvenes favorecidos con el programa DACA, los conocidos como Dreamers, el mejor pretexto, la mejor arma para presionar a los congresistas para que apoyen el endurecimiento de las medidas migratorias a cambio de no deportar a los casi 800 mil jóvenes que representan hoy la mejor cara de la migración.

Y es que entre la lista de propuestas que envío al Congreso está la aprobación del presupuesto para construir el muro fronterizo, la contratación de 10 mil agentes de migración más para patrullar la frontera, así como modificar los requisitos para obtener la famosa tarjeta de residencia, la “green card”, recordemos que el mandatario norteamericano insiste en que debe frenarse la entrega de residencias basado en el parentesco de los migrantes con ciudadanía.

Claro que Trump no quita el dedo del renglón para eliminar a las Ciudades Santuario de todo territorio norteamericano ya que para él representan, no solo una rebeldía por parte de los gobernantes de esos estados o condados, sino también, la violación de la ley migratoria por parte de los propios agentes de la patrulla fronteriza quienes se verían frenados para cumplir con sus obligaciones laborales.

Pero una de las propuestas que más preocupa a los defensores de migrantes es la de reforzar las medidas de seguridad en la frontera para evitar que más niños crucen solos pensando que por su edad y su condición serán, prácticamente, adoptados por Estados Unidos. Al inicio de su gobierno y durante su campaña el multimillonario ya había manifestado su rechazo al ingreso de los menores que viajan solos desde países de Centroamérica y México, incluso amenazó con actuar legalmente en contra de los padres de estos menores por dejar que sus hijos arriesguen su vida y su integridad de esa manera.

Lamentablemente mientras el Congreso norteamericano y el presidente llegan a algún acuerdo migratorio, cientos de menores de edad permanecen en centros de detención a lo largo de la frontera en espera de una resolución para su estatus ilegal.

Demócratas no se interesan por la seguridad de EE. UU.

Las solicitudes del mandatario a cambio de no deportar a los Dreamers preocuparon a los congresistas demócratas, sobre todo después de las expresiones del mandatario vía redes sociales en las que los acusó de no preocuparse por tener una frontera segura, de no estar preocupados por la seguridad de todo Estados Unidos.

Por el contrario, Donald Trump aseguró, también en las redes, que los Republicanos si tienen como su prioridad la seguridad del territorio norteamericano, así que la guerra entre el mandatario y los demócratas va en aumento, mientras que nuestros paisanos se mantendrán entre la espada y la pared hasta que se tome una resolución en materia migratoria.

Tendrán que cuidar de no cometer errores, de seguir trabajando, estudiando y manteniéndose en las sombras para no arriesgarse a una deportación, a una separación familiar, que de obtener Donald Trump la aprobación de sus propuestas, sucederá más temprano que tarde. 

Comentarios vía twitter: @erinife

Correo electrónico: erinife23@gmail.com 

Vistas: 398