*

Domingo, 21 de Octubre de 2018

El muro no detiene la violencia en Norteamérica

2 Diciembre, 2017
Érika Nieto

Una vez más el Presidente de los Estados Unidos, Donald Trump encontró un nuevo pretexto para exigir la construcción del muro “bonito y eficiente” que proteja a los norteamericanos de migrantes que lleven violencia y crímenes a ese territorio. Y es que aquel mexicano indocumentado que sirvió de ejemplo al mandatario durante su campaña electoral para llamar a los mexicanos “violadores, asesinos y delincuentes” fue exonerado por la autoridad judicial de ese país liberándolo de todos esos delitos.

Debido a que este paisano es indocumentado pues será deportado próximamente a nuestro país, pero solo acusado de cruzar la frontera ilegalmente.

Y aunque es cierto que, históricamente, son muchos los casos de mexicanos y personas de otras nacionalidades que después de cometer un delito buscan cruzar la frontera norte de México para no ser arrestados y también muchos son los paisanos que ya viviendo en territorio norteamericano cometen delitos y se meten en negocios ilícitos como las drogas, la realidad es que las cifras demuestran que son los anglosajones los que siguen cometiendo la mayor cantidad de asesinatos y violaciones, alentados principalmente por el uso de drogas y por la débil ley de adquisición de armas.

Los últimos eventos dramáticos en los que han muerto varias personas en Las Vegas, Texas y otros lugares donde pistoleros solitarios dispararon a la multitud sin razón alguna aparente, demuestran que la insistencia de varios sectores de ese país de la urgencia de una reforma a la venta de armas está bien fundamentada.

Por el contrario, durante el conocido como “viernes negro” de las ventas en Estados Unidos los norteamericanos marcaron un nuevo record en la venta de armas lo que sigue poniendo en alerta a todas aquellas personas que creen que tener un arma incita al aumento en los niveles de violencia.

Incluso llamó la atención en las redes sociales hace unos días, el anuncio instalado en una iglesia en la que se advertía que todos sus miembros eran portadores de armas y que si alguien pretendía entrar a la capilla a generar algún problema sus miembros se defenderían.

Así que parece ocioso recordarle al Presidente norteamericano que un muro no detendrá las matanzas o delitos cometidos con armas de fuego que sus mismos ciudadanos están generando desde el interior de su propio territorio.

Por los medios de comunicación hemos conocido de paisanos mexicanos que por cometer delitos fuertes como la violación o el asesinato fueron condenados a la pena de muerte sin que la propia autoridad mexicana pudiera hacer algo a su favor y hoy están muertos o en espera de la fecha fatal. 

Sin embargo también conocemos cotidianamente de los abusos y la discriminación que nuestros migrantes sufren desde la frontera hasta el norte de ese país a manos de ciudadanos norteamericanos, así que ya no parece convencer mucho el mandatario sobre la necesidad de reforzar el muro para detener las masacres que, gracias a su propia política interna, cometen sus mismos ciudadanos.

Comentarios vía twitter: @erinife

Correo electrónico: erinife23@gmail.com

Vistas: 1265