*

Domingo, 21 de Octubre de 2018

Acoso sexual en contra de indocumentados

7 Diciembre, 2017
Érika Nieto

Nuevamente una mujer mexicana migrante que vive en Estados Unidos formará parte de las personas del año reconocidas así por la Revista norteamericana Time apareciendo en su portada de este mes, en esta ocasión es la trabajadora agrícola Isabel Pascual, quien utilizó un seudónimo para exponer su caso y evitar problemas para su familia.

La trabajadora agrícola vive desde hace algunos años en el estado de California donde forma parte de los migrantes que están en la pisca de fresa, sin embargo se decidió a enfrentar el sufrimiento que le generaba el acoso sexual durante sus jornadas de trabajo y junto con algunas de sus compañeras se unieron a las marchas por las calles de Los Ángeles, California en solidaridad con las denuncias que venían de Hollywood y para que se diera a conocer que también otros sectores sufrían de lo mismo. 

Y es que las amenazas que reciben constantemente las indocumentadas de que serán acusadas a los agentes de migración sobre su estatus en territorio norteamericano provocan que soporten maltratos como el acoso y el abuso sexual tanto en sus lugares de trabajo como en sus mismas comunidades donde habitan.

Muchas ocasiones el acoso viene de sus patrones, de sus compañeros de trabajo que ya cuentan con residencia permanente y que no temen ser deportados o incluso de quienes les rentan las viviendas, gente que sabe que las mujeres son indocumentadas y que realizan sus actividades diarias manteniendo un bajo perfil para no ser detectadas por la “migra”.

Además muchas de estas mujeres tienen hijos pequeños o hijas adolescentes que también son usados para que ellas cedan al abuso o para que no denuncien el acoso de que son objeto, las mujeres no quieren que sus hijos se enteren, sean abusados también o que sean expulsados de la escuela y mucho menos que se queden solos en Estados Unidos si ella habla y es deportada, así que prefieren callar y aguantar.

El acoso y el abuso sexual en contra de las indocumentadas no se presentan solamente en el campo, o mientras cruzan la frontera y se ponen en manos de polleros, también en su trabajo en las fábricas, en restaurantes y varios casos se han conocido de aquellas mujeres indocumentadas que trabajan en el sector turismo, como las áreas de limpieza de hoteles, casinos, clubes o centros de esparcimiento.

De ahí que surgió la campaña #MeToo impulsada por la activista Tarana Burke en el 2006 para denunciar los casos de abuso y acoso sexual y que se viralizó hasta hace unos meses luego de las denuncias por este delito en contra del Productor de Hollywood Harvey Wenstein y del actor Kevin Spacey.

El caso de esta mujer indocumentada es importante pues la campaña que expone la Revista Time llamada “rompieron el silencio” puede dar el apoyo suficiente a otras mujeres indocumentadas a que se defiendan en sus trabajos y disminuyan los casos.   

Recordemos que el año pasado apareció en la portada de la Revista Time como persona del año la también migrante mexicana Jeannette Vizguerra como luchadora de los derechos de indocumentados ante el activismo que realizó mientras se encontraba resguardada en una iglesia santuario al lado de sus hijos para evitar que la autoridad migratoria ejecutara una orden de deportación en su contra y la separara de su familia.

Comentarios vía twitter: @erinife

Correo electrónico: erinife23@gmail.com   

Vistas: 560