*

Martes, 23 de Enero de 2018

Hasta enero los candidatos del PAN y PRI a la gubernatura

24 Diciembre, 2017
Rodolfo Ruiz R.

Finalmente las nominaciones del PAN y el PRI a la gubernatura de Puebla ya no saldrán en diciembre, sino que se tomarán hasta la segunda o tercera semana de enero.

En Acción Nacional la decisión se conocerá después de que se reúnan el virtual candidato de este partido y de la coalición Por México al Frente, Ricardo Anaya Cortés, con el ex gobernador Rafael Moreno Valle, encuentro para el que todavía no se fija una fecha pero que ocurrirá dentro de 15 o 20 días.

Moreno Valle quiere ser el gran elector, obtener para su esposa Martha Erika Alonso Hidalgo la candidatura a la gubernatura y decidir quiénes deben contender como candidatos al Senado, las diputaciones federales y locales, y en los principales municipios de la entidad, comenzando por la capital.

Anaya y el CEN del PAN, que desconfían del ex gobernador poblano, quieren acotarlo y asegurar que éste realmente apoye con votos a todos los candidatos de la coalición Por México al Frente, sin distingos ni sesgos que favorezcan al abanderado presidencial del PRI, José Antonio Meade Kuribreña.

Las versiones en el sentido de que Eduardo Rivera Pérez ya pactó un arreglo con el grupo de Moreno Valle, a cambio de una candidatura al Congreso de la Unión son totalmente falsas.

Por esta situación las definiciones en el PAN de Puebla se han atrasado, empezando por la candidatura de Martha Erika Alonso a la gubernatura de la entidad.

En el PRI la decisión ha venido postergándose por la falta de consenso de los principales actores para repartirse las candidaturas, la ausencia de una figura fuerte para contender por la alcaldía poblana y las inacabadas negociaciones con las dirigencias nacionales del PVEM y el Panal para que en Puebla no se alíen con el morenovallismo, como ha ocurrido en anteriores procesos.

Las mayores simpatías las tiene el actual delegado del IMSS, Enrique Doger Guerrero, pero sus negativos hacen dudar a la cúpula nacional priísta de que éste sea la mejor opción, amén de las versiones de dirigentes y aspirantes que lo acusan de haber traicionado o jugado las contras al tricolor en anteriores comicios.

Otra cuestión que también ha retardado el destape del abanderado priísta a la gubernatura es el planteamiento de Doger Guerrero y otros aspirantes en el sentido de condicionar su participación a una alianza local del PRI con el PVEM y el Panal.

Doger ha dicho que si esta coalición no se formaliza la sospecha de que el PRI podría negociar con el PAN la gubernatura de Puebla estará presente a lo largo de todo el proceso.

Con los dirigentes del Partido Verde las negociaciones parecen ir avanzando, pero no con los del Panal, que insisten en que localmente deben ir en alianza con Martha Erika y los demás partidos que en Puebla arropen su candidatura.

En tales circunstancias las presiones del PRI se encaminan a que el Panal postule un candidato propio, con un perfil competitivo, que le reste más sufragios a la coalición panista que a la alianza priísta.

***

Correos: periodistasoy@hotmail.com y rruiz@e-consulta.com

Twitter: @periodistasoy

Facebook: https://m.facebook.com/RodolfoRuizOficial

Vistas: 287