*

Martes, 21 de Agosto de 2018

No hay nada para nadie en el arranque de las precampañas

28 Enero, 2018
Rodolfo Ruiz R.

Si algo dejan en claro las candidaturas que hasta el momento se han confirmado es que los comicios locales serán altamente competidos, duramente reñidos y que nadie a estas alturas puede cantar victoria o darse por ganador.

Lo que hoy reflejan las encuestas locales seguramente se modificará, sobre todo por el escenario nacional. Así como Andrés Manuel López Obrador catapulta a todos los candidatos de Morena, el estancamiento de las campañas de Ricardo Anaya Cortés y José Antonio Meade Kuribreña puede convertirse en un ancla para los candidatos a gobernador tanto del PAN como del PRI.

El diseño de las coaliciones puede significar para Martha Erika Alonso Hidalgo un error, pese a que su candidatura vaya a ser respaldada por cinco partidos políticos: PAN, PRD, Movimiento Ciudadano (MC), Compromiso por Puebla (CPP) y Pacto Social de Integración (PSI).

La estrategia de fragmentar el voto en la esfera municipal para favorecer a José Antonio Meade y al PRI puede terminar siendo perjudicial para su causa o capitalizada por Morena, si los simpatizantes del PAN se dan cuenta del engaño.

De entrada Martha Erika Alonso y sus operadores ya tendrían que haberse percatado que la nominación de Eduardo Rivera Pérez no fue bien recibida en algunos sectores del PAN y la sociedad que han puesto en entredicho su supuesto distanciamiento con el morenovallismo, y que algunos posibles aspirantes del PAN a presidentes municipales no están nada contentos que sus aliados a la gubernatura sean sus rivales en los comicios por las alcaldías o con las posiciones que les están cediendo de más al PRD y a MC para comprar su “lealtad”.

Luis Miguel Barbosa es, sin duda, el aspirante a la gubernatura más peligroso para la continuidad del moreno-galismo. Su capital político, aunado al potencial que hoy tiene López Obrador en el estado y el municipio de Puebla, pueden catapultarlo y convertirlo en el primer gobernador de izquierda en la entidad.

Ana Tere no está en la encuesta, pero no hay que descartarla

Un escollo que Barbosa y Morena no han podido resolver es quién será su abanderada en el municipio de Puebla. Ninguna de las que figura en su ramillete de aspirantes levanta grandes expectativas o aporta algún valor a las candidaturas de López Obrador y Miguel Barbosa.

De ahí el inusitado interés que levanta la mera posibilidad de que la ex panista y ex candidata independiente a la gubernatura de Puebla en los comicios locales de 2016, Ana Teresa Aranda Orozco, pudiera ir como compañera de fórmula de Barbosa en la alcaldía poblana.

Con toda seguridad puedo decirle que Ana Teresa Aranda no fue incluida en la encuesta que se aplica para elegir a la candidata de Morena, pero que tampoco habría que descartarla.

Indudablemente sería un activo a la causa de Barbosa en sectores y segmentos opositores al morenovallismo y al panismo domesticado, pero también en otros donde Morena y López Obrador son percibidos con desconfianza e incertidumbre.

Ana Teresa Aranda podría restarle simpatías y sufragios a Eduardo Rivera en la capital —lo que no haría la ex diputada panista Violeta Lagunes Viveros, quien tampoco fue incluida en la encuesta—, y ser la punta de lanza de las críticas a la esposa de Moreno Valle, con más autoridad que muchos otros candidatos de este partido.

Enrique Doger, ¿el fiel la balanza?

La candidatura de Enrique Doger Guerrero a la gubernatura y de Guillermo Deloya Cobián a la presidencia municipal de Puebla anticipa una contienda combativa, muy mediática, llena de descalificativos y guerra sucia.

La fórmula Doger-Deloya es un acertijo, los candidatos podrían llegar a complementarse, a polarizar, a tratar de mantener el voto duro del PRI, pero no sé si a revertir el voto de rechazo o antiPRI que en Puebla es creciente.

El ex rector de la BUAP y ex presidente municipal de Puebla es, sin lugar a dudas, la mejor carta del PRI, pero va a la contienda local con un partido fracturado, en crisis, y sin sus aliados nacionales como el Partido Verde Ecologista de México (PVEM) y el Partido Nueva Alianza (Panal).

Por las contrariedades y obstáculos que Enrique Doger y Guillermo Deloya enfrentan y otras dificultades que seguramente tendrán que sortear en el futuro por el entreguismo del CEN del PRI a Moreno Valle y las escasas expectativas de triunfo que genera José Antonio Meade y su campaña presidencial.

Doger y Deloya no serán candidatos que pasen inadvertidos. Seguramente logran mantener el voto duro del PRI, pero sus posibilidades de ganar se ven francamente complicadas y comprometidas.

La duda mata: ¿terminarán siendo los fieles de balanza o la suya será una campaña para ganar o meramente testimonial?

***

Este lunes estará en el estudio de e-consulta la candidata del PAN a la gubernatura de Puebla, Martha Erika Alonso Hidalgo, para una entrevista en vivo en Facebook Live. Le invito a seguirla a partir de las 13 horas. No se la pierda. Trataremos de hacerla noticiosamente interesante.

***

Correos: periodistasoy@hotmail.com y rruiz@e-consulta.com

Twitter: @periodistasoy

Facebook: https://m.facebook.com/RodolfoRuizOficial

Vistas: 492