*

Martes, 17 de Julio de 2018

Difícil disyuntiva electoral: coaliciones o candidaturas comunes

8 Abril, 2018
Rodolfo Ruiz R.

TEPJF ha echado abajo coaliciones en Morelos, Jalisco y Guanajuato

Moreno Valle sigue sumando a priístas al proyecto de su esposa

Aunque el Tribunal Electoral del Poder Judicial de la Federación (TEPJF) ha revocado tres resoluciones de los tribunales de Morelos, Jalisco y Guanajuato que daban por buenas algunas coaliciones que violentaban el principio de uniformidad, que establece que los partidos políticos no pueden participar en más de una coalición durante un mismo proceso electoral, lo más probable es que en Puebla esta historia se repita pero con matices.

 

De entrada porque las coaliciones celebradas para la elección de gobernador y de diputados al Congreso del estado son diferentes. La primera es total y la segunda parcial, aunque con los mismos partidos.

 

En los comicios para gobernador los cinco partidos del frente morenovallista (PAN, PRD, MC, CPP y PSI) van con Martha Erika Alonso Hidalgo como candidata, pero en los comicios para diputados los cinco partidos van con el mismo candidato en la mayoría de los distritos locales, mas no en la totalidad de las 26 demarcaciones.

 

Si esto que parece una simulación, Morena y el PRI logran acreditarlo, entonces ambos convenios de coalición sí podrían caerse bajo el principio de uniformidad establecido por la Sala Superior y las salas regionales con sede en Guadalajara y Monterrey del TEPJF.

 

Tema aparte son las candidaturas comunes, figura por la que optaron los partidos del frente morenovallista para la elección de presidentes municipales.

 

Aquí no todos los partidos de ese bloque van con el mismo candidato. En unos municipios las alianzas son tres partidos, en otros cuatro, y en otros más cinco institutos: los del frente morenovallista o cuatro de éstos y un quinto que a veces es Nueva Alianza (Panal) y otras el Partido Verde Ecologista de México (PVEM).

 

Esto también podría argumentarse como simulación considerando que decenas de candidaturas comunes son respaldadas por los mismos partidos que integran la coalición federal Por México al Frente: PAN, PRD y MC, entre ellas la de Eduardo Rivera Pérez como abanderado a la presidencia municipal de la capital del estado.

 

Si el principio de uniformidad —consagrado en el artículo 87 de la Ley General de Partidos— establece que los partidos políticos no podrán celebrar más de una coalición en un mismo proceso electoral, entonces en decenas de municipios —cuyos habitantes o votantes representan más del 40% de la población total o del padrón electoral—, esa normativa simplemente no se cumple.

 

Para que en Puebla los convenios y candidaturas comunes del frente morenovallista puedan ser anulados por el TEPJF, como sucedió en otras entidades como Morelos, Jalisco y Guanajuato, los partidos que los impugnen deben demostrar que todo se trata de una simulación.

 

En sus juicios no podrán hacer copy-paste de otras sentencias, pues el modelo diseñado por el ex gobernador Rafael Moreno Valle es diferente al empleado en otros estados. Hay semejanzas, pero también diferencias sustanciales.

 

Sin embargo, la posibilidad de echar abajo los convenios de coalición y de candidaturas comunes no es imposible, a partir de la simulación que estos encierran por los partidos que los suscriben, y por la violación del principio de uniformidad arriba citado.

 

En Morelos, Morena y sus aliados argumentaron que la uniformidad debe abarcar “coaliciones y candidaturas comunes cuando estas converjan en un mismo proceso electoral, ya que de lo contrario la normativa no tendría eficacia y mucho menos aplicabilidad”, amén de que “su inobservancia implicaría una burla de la ley al permitir que la participación de los partidos políticos en una coalición sea diferente a la de la candidatura común”.

 

En decenas de municipios de la entidad, las candidaturas comunes registradas ante el Instituto Electoral del Estado (IEE) son una extensión de la coalición federal Por México al Frente o la coalición local Por Puebla al Frente.

 

De acuerdo con especialistas en el tema, no es descabellado que el TEPJF emplace a los partidos del frente morenovallista (PAN, PRD, MC, CPP y PSI) a optar por una en coalición total o parcial en el caso de la elección de presidentes municipales, o por el modelo de candidaturas comunes en todos los cargos de elección popular correspondientes a los comicios locales.

 

Ambas formas de alianza partidista tienen sus particularidades, pros y contras. Las coaliciones consisten en la unión temporal de dos o más partidos para postular, en conjunto, y bajo la misma plataforma electoral, candidatos a puestos de elección popular. La plataforma electoral es el documento que contiene los planteamientos ideológicos y las propuestas programáticas de un candidato y de los partidos que conjuntamente lo postulan.

 

Las candidaturas comunes, en cambio, se presentan cuando dos o más partidos nominan al mismo abanderado pero sin llevar una plataforma electoral única, de manera que cada partido puede hacer campaña o proselitismo por separado con su propia plataforma.

 

¿A qué tipo de alianza le apostarán los morenovallistas en Puebla, si el TEPJF los emplaza a optar por una coalición total o parcial, o por la figura de candidaturas comunes para todos los cargos de elección popular?

 

A estas alturas del proceso, la decisión resulta sin duda complicada. Los morenovallistas se sienten cómodos con las coaliciones a gobernador y diputados al Congreso del estado por las cuales tienen el control casi absoluto de los cinco partidos que apoyan la nominación de Martha Erika Alonso a la gubernatura, así como la administración de los recursos y los pautajes publicitarios de cada partido.

 

Para Moreno Valle y sus operadores el reto de revertir la postulación y registro de planillas de regidores y síndico en los 217 municipios, aprovechando la figura de candidaturas comunes, para convertirlas ahora en coaliciones parciales, parece imposible.

 

Por tales razones me inclino a pensar que si el TEPJF pone a los partidos del frente morenovallista ante la disyuntiva de escoger entre coalición y candidaturas comunes, el ex gobernador Rafael Moreno Valle no tendrá más alternativa que inclinarse por las segundas, aunque eso lo obligue a constantes negociaciones con los dirigentes y candidatos de los cinco partidos integrantes de su frente.

 

 

EN CORTO

La dirigencia del PRI tiene noticias de que el ex gobernador Rafael Moreno Valle sigue trabajando la elección de su esposa Martha Erika Alonso Hidalgo desde su residencia del fraccionamiento Las Fuentes, y que en ese contexto encabezó el jueves pasado una comida con decenas de operadores, a la que se habrían sumado algunas figuras priístas.

 

El asunto preocupa a la dirigencia del tricolor, pues se dice que uno de los asistentes a esa comida fue el dirigente estatal de la CTM, Leobardo Soto Martínez, al que han apoyado en el PRI con unas treinta candidaturas a diferentes cargos de elección popular.

 

***

El martes de esta semana la pareja de Alberto Jiménez Merino, delegado de la Comisión Nacional del Agua, Christian Lucero Guzmán, rendirá protesta como presidente del OMNIPRI en la capital del estado. El acto se llevará a cabo a las 11.30 horas en el Salón Luis Donando Colosio del Comité Municipal del PRI, de la 5 Poniente 122 en el Centro Histórico de Puebla.

 

¡Viva el empoderamiento femenino y el nepotismo, bajo el manto de la equidad de género!

 

***

Correos: periodistasoy@hotmail.com y rruiz@e-consulta.com

Twitter: @periodistasoy

Facebook: https://m.facebook.com/RodolfoRuizOficial

Vistas: 341