*

Miércoles, 20 de Junio de 2018

Trump llama “animales” a indocumentados latinos

17 Mayo, 2018
Érika Nieto

Fuertes reacciones generaron los nuevos comentarios del Presidente de los Estados Unidos Donald Trump en contra de los migrantes latinoamericanos al decir que “no son personas, son animales”. Y es que durante una reunión el gobernante se refería a los indocumentados, pero también a todos los integrantes de las pandillas MS-13 que han cruzado ilegalmente en estados como California.

Ahora Donald Trump justifica que no llamó “animales” al general de los indocumentados originarios de Latinoamérica sino solo a los delincuentes que integran pandillas y a los delitos que cometen en territorio norteamericano.

Sin embargo, provocó nuevamente críticas respecto al racismo, a la discriminación que emplea en sus comentarios.

Lamentablemente el mandatario norteamericano fue más allá y volvió a referirse a México como un “líder débil que solo habla pero que no ayuda mucho” en materia migratoria para frenar la migración de centroamericanos a lo largo de su territorio.

Y aunque el canciller mexicano Luis Videgaray dijo que presentarán una queja ante el Departamento de Estado de ese país por los insultos, lo cierto es que la postura de México ante los duros señalamientos y desprecios por los paisanos mexicanos migrantes sigue pareciendo débil y hasta condescendiente.

El racismo y las amenazas permean en establecimientos

Uno de los mayores problemas que se manifiestan en diversos sectores sociales, políticos y económicos desde la campaña electoral del hoy Presidente, Donald Trump, principalmente, es que el racismo y los comentarios de discriminación ya permearon en el trato que muchas personas le dan a ciudadanos de origen latinoamericano sin importar su estatus migratorio, simplemente por su apariencia física o su idioma, generando momentos de tensión en calles, negocios e instituciones.

Otro ejemplo de este racismo contagiado por los comentarios del habitante de la Casa Blanca es el video que hace unos días se viralizó en el que en un restaurante en Nueva York un abogado mostró gran molestia porque los meseros se comunicaban en español y hasta amenazó con enviarles a los agentes migratorios, sobre todo porque dijo, que al estar en “américa” están obligados a expresarse solo en inglés no en español.

Su actitud fue brusca y muy amenazante a pesar de que en Nueva York un gran porcentaje de la población es migrante y hablan español, claro, también se hablan muchos otros idiomas al ser uno de los estados con mayor variedad de ciudadanos de otros países viviendo y trabajando en ese país.

Hace algunos meses observamos otro video en el que ciudadanos sudamericanos tiraban la mercancía de un migrante mexicano descalificando su estancia en ese país. Y así diversos eventos violentos alimentados por comentarios y acciones llenos de racismo del Presidente de un país construido diariamente por la migración de todo el mundo.

El problema es que México es presa constantemente de los arranques migratorios de Trump al ser el país “afortunado” que comparte frontera y, por lo mismo, tiene mayor número de ciudadanos viviendo y trabajando en su territorio.

Comentarios vía twitter: @erinife

Correo electrónico: erinife23@bíagmail.com

 
 

Vistas: 476