*

Viernes, 14 de Diciembre de 2018

Descubren adoratorio prehispánico en el Citlaltépetl

26 Mayo, 2018
Leticia Montagner

Poca difusión y seguimiento, ha tenido en Puebla, una noticia dada a conocer por los especialistas del Instituto Nacional de Antropología e Historia (INAH), del descubrimiento del lado de Puebla del volcán Citlaltépetl o Pico de Orizaba, de un adoratorio prehispánico con posible uso astronómico y ritual denominado tetzacualco.

El hallazgo fue hecho por el arqueólogo y espeleólogo Ismael Arturo Montero García. Se trata de un sitio arqueológico en la ladera oeste del volcán donde se identificó una estructura cuadrangular similar a otros descubrimientos registrados en el Iztaccíhuatl, el Popocatépetl y en el monte Tláloc, este último ubicado entre Ixtapaluca y Texcoco en el Estado de México.

El sitio ceremonial, donde se halló cerámica decorada y objetos de piedra, constituye hasta el momento el más grande del volcán, cuya antigüedad podría ser entre los periodos Clásico (200 - 700 D.C.) o Epiclásico (700 - 900 D.C.).

La similitud arquitectónica y altitudinal que guarda con el lugar arqueológico ubicado en la cima del monte Tláloc, lo vincula con los espacios de ofrenda para rituales propiciatorios de lluvia.

LA HISTORIA

En 2005, Arturo Montero, miembro del Proyecto Eje Investigación, Estudio, Conservación y Restauración del Patrimonio Cultural y Ecológico en los Volcanes, que desarrollan la Escuela Nacional de Antropología e Historia y la Dirección de Estudios Históricos, bajo la coordinación de la doctora Margarita Loera, observó en una fotografía aérea que en un paraje de la ladera oeste del Pico de Orizaba se distinguía una estructura cuadrangular. En su momento supuso que se trataba de un adoratorio prehispánico de los denominados tetzacualco.

A principios de 2017, como parte del trabajo que desarrolla en la Comisión Nacional para Áreas Naturales Protegidas, el investigador estuvo en el Citlaltépetl.

En octubre de ese año ascendió junto con los investigadores María de Lourdes López Camacho y Osvaldo Murillo, del INAH con los guías de montaña Rodolfo Hernández, Martín Moreno, Nadia Mota y Ariana Jiménez, a la ladera oeste del volcán en busca de lo que había observado en la foto. Otros investigadores, el español José Luis Lorenzo, experto en glaciología y el alpinista norteamericano Winston Crausaz, habían mencionado en 1957 y 1993, respectivamente, la posible existencia de una estructura.

Fue a 4 mil 230 metros sobre el nivel del mar, con una vista hacia el Valle de Puebla-Tlaxcala, donde el equipo halló un sitio arqueológico de características similares al tetzacualco del monte Tláloc.

Se trata de una estructura cuadrada, cuyas paredes miden cerca de 36 metros de largo. Los muros tienen hiladas de piedras de basalto y tezontle, cuya altura va de un metro a metro y medio. Tiene dos salidas o entradas. Se hallaron materiales cerámicos y restos de pizarra, navajillas y puntas de flecha de obsidiana gris.

Según la arqueóloga del INAH María de Lourdes López Camacho, la ladera oeste del volcán donde se ubicó el adoratorio, no está dentro de los recorridos habituales de los montañistas.

Incluso hay fotos conseguidas por drones, pero hasta las excavaciones podrá determinarse la antigüedad del sitio.

De confirmarse la presencia de un tetzacualco en el Citlaltépetl o Pico de Orizaba, la historia teológica de la montaña alcanzaría mayor relevancia.

Le invito a escuchar La Revista ABC,  jueves y viernes de cada semana de 11:00 a 12:00 del mediodía, a través de 1280 de Amplitud Modulada,  ABC Radio. También puede verlo y oírlo por Internet. La dirección es: http://www.abcradiopuebla.com.mx

leticia_montagner@hotmail.com

Vistas: 843