*

Domingo, 21 de Octubre de 2018

Tony Gali: bajo presión de varios frentes

3 Junio, 2018
Rodolfo Ruiz R.

Vaya encrucijada en la que se encuentra el gobernador José Antonio Gali Fayad en el proceso electoral donde se definirá a su sucesor en Casa Puebla para el periodo 2018-2024.

Por un lado tiene presiones de su antecesor, Rafael Moreno Valle, para que se meta a operar de lleno a favor de su esposa Martha Erika Alonso Hidalgo, y en perjuicio del candidato de la coalición Juntos Haremos Historia, Luis Miguel Barbosa Huerta, con quien se distanció desde que éste era coordinador de los senadores del PRD.

Por otro lado tiene claro que aunque el presidente Enrique Peña Nieto le pidió inicialmente hacer lo necesario para que ya saben quién no ganará las elecciones presidenciales, sólo un milagro impedirá el arribo de Andrés Manuel López Obrador a Los Pinos.

También sabe que el tsunami electoral que en todo el país ha generado la candidatura presidencial de AMLO podría llevar a Miguel Barbosa y otros candidatos de Morena, el PT y el PES a ganar la gubernatura, las dos senadurías de mayoría, la capital del estado y otras presidencias municipales, así como un importante número de distritos locales y federales.

Gali Fayad, a diferencia de su antecesor, no es un gobernante conflictivo o belicoso, sino por el contrario: un político que busca darle la vuelta a las confrontaciones que dejen heridos en el campo de batalla o cadáveres en el clóset, pero que además carece de incentivos para arriesgar de más en estas elecciones.

Gali Fayad quería concluir su gestión de cuatro años ocho meses como presidente municipal, como lo prometió en su campaña por la alcaldía capitalina, pero fue presionado para pedir licencia y buscar la mini gubernatura de 22 meses cuando él quería la de seis años.

Antes, en las elecciones intermedias de 2015 quiso impulsar algunos cuadros suyos, como su ex secretario particular Xabier Albizuri Morett. Fue nominado como candidato a diputado federal pero perdió por falta de apoyo, y ahora que Gali Fayad volvió a recomendarlo fue enviado hasta la novena posición de la cuarta circunscripción, lo que prácticamente lo deja sin posibilidades de ocupar una curul en el Congreso de la Unión.

Ya como gobernador quiso impulsar la carrera de su hijo, pero el presidente nacional del PAN y posterior candidato presidencial Ricardo Anaya Cortés y los dirigentes nacionales del PRD, a los que apoyó y financió, le regatearon a Tony Gali Jr la primera fórmula al Senado de la Coalición por México al Frente.

Bajo estas circunstancias, la prudencia de Gali Fayad para no conflictuarse con López Obrador, ni con Barbosa Huerta es entendible. También es comprensible su posición de apoyar a Martha Erika, como lo hizo hace ocho días en Huehuetla, pero sin echar todo el aparato del Estado en apoyo de la candidata de la Coalición por Puebla al Frente, y la sana distancia que ha decidido mantener respecto a la campaña presidencial de Ricardo Anaya, como lo evidenció su notable ausencia en la concentración que éste tuvo el domingo pasado en Cuetzalan con la asistencia de seis gobernadores emanados del PAN.

EN CORTO

La permanencia de Víctor Antonio Carrancá Bourget al frente de la Fiscalía General del Estado ahora que regrese de vacaciones de la Patagonia, Argentina, será difícil y no tanto por el emplazamiento que le hizo la candidata a gobernadora Martha Erika Alonso Hidalgo, a raíz del asesinato de la candidata a diputada local del PVEM, Juana Maldonado Infante y la regidora Erika Cázares, sino por las diferentes señales que ha recibido desde Casa Puebla, en el sentido de que su continuidad ya resulta incómoda.

Carrancá Bourget llegó como procurador al sexenio de Moreno Valle y él mismo lo impulsó como fiscal hasta el 2022 como una especie de garante y escudo protector de su administración, sin embargo en la práctica su desempeño y el de sus subordinados ha dejado mucho que desear.

La Fiscalía se ha convertido en una especie de puerta giratoria de delincuentes que más tardan en ser capturados que en salir de prisión por fallas en la integración de las carpetas de investigación y errores de los ministerios públicos en acreditación de delitos que se les imputan, a decir incluso de funcionarios de la Secretaría de Seguridad Pública del estado.

Carrancá y los funcionarios de la Fiscalía no pueden ser responsables de la muerte de la candidata y regidora del PVEM, pero sí de que decenas de delincuentes, asaltantes, sicarios, huachicoleros y secuestradores no estén en la cárcel o hayan salido de prisión para volver a delinquir.

A la petición de Martha Erika Alonso se han sumado otros candidatos y candidatas, entre ellas Paola Migoya, nominada por el PVEM a la alcaldía poblana.

***

Correos: periodistasoy@hotmail.com y rruiz@e-consulta.com

Twitter: @periodistasoy

Facebook: https://m.facebook.com/RodolfoRuizOficial

Vistas: 541