*

Domingo, 22 de Julio de 2018

¿Qué lecturas nos dejan los comicios locales de este 1 de julio?

2 Julio, 2018
La corte de los milagros

Independientemente del triunfo de Andrés Manuel López Obrador en las elecciones presidenciales y el enorme impulso que dio en todo el país a los candidatos de la coalición Juntos Haremos Historia, creo que hay aspectos de los comicios de Puebla que no pueden desdeñarse.

Uno es que la mayoría de los votantes de la entidad prefirió el cambio a la continuidad del actual grupo gobernante.

Otra es que la mitad de los electores no vio con simpatía la nominación de la esposa del ex gobernador Rafael Moreno Valle al cargo que éste ocupó de 2011 a 2017, pues la percibía como una reelección disfrazada.

Una tercera es que los candidatos a senadores y diputados federales nominados por la Coalición por México al Frente —integrada por el PAN, PRD y MCno le sumaron votos a la candidata a gubernatura Martha Erika Alonso Hidalgo.

Y que lo mismo sucedió con los candidatos a diputados locales de la Coalición por Puebla al Frente, conformada además de los tres partidos nacionales antes mencionados por los partidos estatales Compromiso por Puebla (CPP) y Pacto Social de Integración (PSI).

Otra lectura es que el experimento de agrupar a cinco partidos en una gran alianza por la gubernatura, y al mismo tiempo de hacerlos competir entre sí con candidatos propios o comunes por las presidencias municipales, resultó contraproducente para ellos y altamente provechoso para Morena.

Una lectura adicional es que los votantes de Puebla no le perdonaron a Eduardo Rivera Pérez su doble discurso respecto a Moreno Valle, lo que explica la diferencia de puntos entre él y la candidata de Morena Claudia Rivera Vivanco, y entre Martha Erika Alonso y Luis Miguel Barbosa en la capital del estado.

Los resultados electorales de este domingo confirman que finalmente la ola de Andrés Manuel López Obrador fue tan grande que alcanzó para que la mayoría de sus candidatos de la coalición Juntos Haremos Historia ganaran los cargos de elección popular para los que fueron postulados, y que en Puebla —como en el resto del país— comenzará a vivirse una nueva época.

Localmente el triunfo de los candidatos de Morena marca el fin del morenovallismo y su intento reeleccionista en la persona de Martha Erika Alonso Hidalgo.

El triunfo de López Obrador en la presidencia de la República, de Luis Miguel Barbosa Huerta en la gubernatura y de Claudia Rivera Vivanco en la presidencia municipal de Puebla es histórico, ya que por vez primera la izquierda gobernará el país, el estado y la capital poblana. ¿Cómo y con quiénes? La verdad es que no se sabe. Lo que sí se tiene confirmado es que todos ellos tendrán mayoría en el Congreso de la Unión, es decir en el Senado y la Cámara de Diputados, y posiblemente en el Congreso del estado.

El bono de confianza que la ciudadanía otorgó en estos comicios a López Obrador y demás candidatos de Morena, el PT y el PES es enorme. Ojalá no lo defrauden, como ocurrió con Vicente Fox Quesada en el 2000, con la malograda alternancia democrática del PRI al PAN en esa elección, y luego con Enrique Peña Nieto en 2018 con los escándalos de corrupción documentados durante su sexenio.

La jornada electoral de este domingo no fue ejemplar. Estuvo marcada por la violencia en cinco estados del país, Puebla incluido, donde hubo cinco muertos —dos en Cholula, dos en Chignahuapan y uno en Zacatlán—, enfrentamientos y balaceras, así como robo de urnas y boletas electorales en la Angelópolis y otros municipios. Puebla fue la entidad, según la Fiscalía Especializada para la Atención de Delitos Electorales (FEPADE), con más reportes de violencia y denuncias de delitos electorales.

Por lo anterior es probable que el proceso electoral de Puebla se prolongue y judicialice. Los morenovallistas harán hasta lo imposible por echar abajo el triunfo que anoche daban a Luis Miguel Barbosa siete empresas con sus encuestas de salida: Consulta Mitofsky, Arcop, BEAP, Mas Data, Heraldo, El Financiero y Coparmex.

Ciertamente habrá que esperar los cómputos oficiales, y la captura de las actas de escrutinio que arroje el Programa de Resultados Electorales Preliminares (PREP) del Instituto Electoral del Estado, pero independientemente de unos y otros, es innegable que la elección de Puebla está manchada, no sólo por la violencia y los crímenes ocurridos durante la jornada de este domingo, sino por la guerra sucia, las campañas negras, y los ríos de dinero que corrieron durante la contienda para comprar voluntades, candidatos, periodistas y votos.

***

Correos: periodistasoy@hotmail.com y rruiz@e-consulta.com

Twitter: @periodistasoy

Facebook: https://m.facebook.com/RodolfoRuizOficial

Vistas: 141