*

Miércoles, 12 de Diciembre de 2018

Indocumentados, salen más caros detenidos que trabajando

27 Julio, 2018
Érika Nieto

Contrario al discurso que ha mantenido el mandatario Donald Trump sobre los daños a la economía del país que gobierna y que dice que generan los miles de migrantes que diariamente cruzan ilegalmente la frontera sur con México, la realidad es que sale más caro a un contribuyente norteamericano mantener recluso a un migrante en cualquiera de los 115 centros de detención que tiene la autoridad a lo largo de territorio estadounidense, que trabajando sin documentos.

Y es que a partir de la serie de escándalos que surgieron desde la puesta en marcha de la política de “Cero Tolerancia” anunciada por el fiscal Jeff Sessions, diversos medios de comunicación en ese país han publicado investigaciones sobre el gran negocio que representa para algunas empresas la detención y manutención de cientos o miles de indocumentados retenidos.

Una gran cadena de empresas, de diversos sectores, se encuentran detrás del funcionamiento de estos centros de detención, que incluye alimentos, limpieza, ropa y zapatos para los indocumentados, insumos como las mantas térmicas, las colchonetas, obviamente la infraestructura de cada uno de estos centros como las rejas, baños, energía eléctrica, control tecnológico y una serie de proveedores de servicios que son pagados de las arcas gubernamentales.

Sin olvidar la disposición de las cortes judiciales federales a las que cada uno de los indocumentados será trasladado para defender sus razones de estar ilegalmente en el país y de su solicitud de asilo.

Sin tomar en cuenta los costos que asume el contribuyente y que van hasta los 2 mil 500 dólares al mes por indocumentado detenido, aproximadamente 45 mil pesos mexicanos mensuales, en el caso de ser reincidente en el cruce ilegal fronterizo.

Pese a lo anterior, la administración Trump determinó extender el número de centros de detención y mantener ahí resguardados a los migrantes mientras se resuelve su estatus en el país, creando polémica sobre la cantidad diaria de recursos que se otorgan a toda esta cadena de proveedores que atienden estos lugares, en muchos casos a paisanos, sin límite de edad, que permanecen detenidos hasta por medio año.

Por ello, durante el gobierno de Barack Obama se determinó deportar inmediatamente a todo aquel indocumentado que fuera atrapado cruzando ilegalmente la frontera. De esta manera se evitaban toda esa serie de gastos de manutención al migrante.

Aunque deportarlos tampoco es barato pues el trabajo de las autoridades migratorias del ICE tan solo en el 2016 fue de 3 mil 200 millones de dólares por identificar, arrestar, detener y expulsar migrantes según un reporte de la cadena CNN.

Como se puede ver, sale más barato al gobierno y al contribuyente norteamericano todo aquel indocumentado que ya se encuentra trabajando dentro del país, pues ya paga renta en alguna casa o departamento, cuyos dueños en su mayoría son anglosajones, consume productos para su subsistencia diaria, y la mayoría de ellos paga impuestos a la autoridad fiscal a través del ITIN, sin contar con que es la mano de obra que cobra los salarios más bajos y sin prestaciones.

Comentarios vía twitter: @erinife

Correo electrónico: erinife23@gmail.com 

Vistas: 398