*

Martes, 16 de Octubre de 2018

¿Qué tanto le sabe la gobernadora electa a Víctor Carrancá?

2 Agosto, 2018
La corte de los milagros

 

Cuando en la campaña política, la entonces candidata a la gubernatura de Puebla, Martha Erika Alonso Hidalgo, salió a pedir la renuncia del fiscal Víctor Antonio Carrancá Bourget, después de que se conoció el asesinato de la candidata a diputada del PVEM, Juana Maldonado Infante, la esposa de Moreno Valle ya conocía un reporte pormenorizado de la situación que guarda la Fiscalía General del Estado (FGE).

Dicho reporte, elaborado por un abogado penalista, con amplio conocimiento y experiencia en temas de seguridad, inteligencia, formación policial y procuración de justicia, describe la división al interior de la dependencia, el nepotismo de Carrancá y alguno de sus principales funcionarios y los conflictos de interés de varios de sus subordinados.

El informe viene aderezado con algunos datos entre curiosos y relevantes, como que al Fiscal de Investigación Metropolitana, Gustavo Luis Huerta Yedra, la delincuencia organizada le mató dos hermanos en Sinaloa y Jalisco; que el ex fiscal Anticorrupción, Enrique José Flota Ocampo es un ex jesuita muy cercano al EZLN; y que en la práctica el fiscal de Investigación Regional, Jaime Huerta Ramos, está supeditado al ex procurador José Carlos Proal Diez de Urdanivia y a su hermano José Francisco alias “El Grillo”. Lo mismo que César Joaquín Sánchez Zepeda, director general del Sistema Tradicional.

Los casos de nepotismo tienen especial relevancia en el reporte. Como ejemplos emblemáticos se destacan la nuera de Víctor Carrancá, Pamela Carrión de la Torre, quien se desempeña como titular del Instituto de Formación y Capacitación de la FGE. Pamela es esposa de Víctor Roberto Carrancá de la Mora, quien a su vez labora en la Secretaría General de Gobierno (SGG), y la madre del fiscal de Secuestros y Delitos de Alto Impacto, Fernando Rosales Solís, Celia del Carmen Solís y Macías, directora de Visitaduría de la FGE.

La estructura del documento es sencilla. Inicia con un organigrama de la Fiscalía, sigue con la oficina del titular de la FGE y su staff de colaboradores y familiares, continúa con la Fiscalía General Metropolitana, su titular, los directores generales, de área y ministerios públicos adscritos a ésta.

Luego de pasa a la Fiscalía de Investigación Regional con todas sus fiscalías de zona y ministerios públicos, analizando la idoneidad de cada uno de ellos.

Más adelante continúa con la Fiscalía de Secuestros y Delitos de Alto Impacto y su titular Fernando Rosales Solís, con la Oficialía Mayor, la Dirección de la Policía Judicial, la Dirección General del Órgano Interno de Control y Visitaduría, las direcciones generales del Instituto de Ciencias Forenses y del Instituto de Formación y Capacitación y de otras fiscalías, centros y unidades especializadas.

Al final se hacen algunas observaciones sobre las consecuencias del despido de policías y el cierre de ministerios públicos durante el sexenio de Rafael Moreno Valle, sobre las fallas del nuevo sistema penal, entre ellas la falta capacitación a policías municipales y estatales, y sobre las instrucciones del director de la Policía Juan Luis Galán a sus agentes prohibiéndoles hacer entrevistas y tomar denuncias y declaraciones.

Como colofón el reporte advierte que algunos ministerios públicos que fueron capacitados en el nuevo sistema penal y que salieron de la Fiscalía por diferencias con sus superiores hoy están litigando y ganando casos a las autoridades, tal es el caso del abogado Gerardo García Pérez, defensor de José María Sosa acusado de haber asesinado y desaparecido el cadáver de quien fuera su novia, Paulina Camargo Limón.

En este contexto las declaraciones que aquel 2 de junio hizo Martha Erika Alonso, en el sentido de que si Carrancá Bourget no podía garantizar la seguridad de las mujeres, ni esclarecer los asesinatos de candidatas como Juana Maldonado mejor debería renunciar, quizás habría que releerlas a luz de este informe.

***

La delegada del Comité Ejecutivo Nacional del PRI, María Esther Scherman Leaño, comenzó a despedirse este jueves de los priístas de Puebla, ya que a partir de la próxima semana se asentará en Cuernavaca, Morelos, donde tendrá el mismo cargo que aquí.

Hay que mencionar que el priismo morelense es uno de los más lastimados y castigados por los electores, a juzgar por la bajísima votación que el abanderado del tricolor a la gubernatura obtuvo en los pasados comicios del 1 de julio.

***

Correos: periodistasoy@hotmail.com y rruiz@e-consulta.com

Twitter: @periodistasoy

Facebook: https://m.facebook.com/RodolfoRuizOficial

Vistas: 371