*

Jueves, 15 de Noviembre de 2018

El plan de retirar y prohibir la ciudadanía por nacimiento

4 Noviembre, 2018
Érika Nieto

Una nueva amenaza se aproxima para nuestros amigos migrantes. Un nuevo obstáculo que tendrán que sortear y que tocará el lado más sensible de la migración, a sus hijos nacidos en Estados Unidos y que reciben una serie de beneficios como ciudadanos norteamericanos.

Todo empezó cuando un periodista preguntó al Presidente Donald Trump sobre la posibilidad de analizar la futura cancelación del beneficio que se da a quién nace en territorio norteamericano, muy a pesar de que sus padres sean migrantes indocumentados, es decir, la ciudadanía. Y aunque el mandatario norteamericano dijo que es una propuesta que está en la mesa, la realidad es que no es algo que tenga contemplado anular en el corto plazo.

Aunque, el comportamiento de los integrantes de la caravana de migrantes centroamericanos durante su próxima llegada a la frontera norte de México, podría ser un factor fundamental que defina la rapidez con la que las nuevas políticas migratorias se endurezcan en la frontera, sí, todavía más duras.

Y es que un número importante de mujeres o de parejas de migrantes hacen su trayecto rumbo al norte del continente embarazadas y tienen como principal objetivo cruzar la frontera y ahí, en Estados Unidos, dar a luz al nuevo bebé para que, por añadidura, logre la ciudadanía norteamericana y con ello obtener la residencia como padres del menor. Una versión completamente equivocada de los diversos procesos que existen para que los padres de un ciudadano logren el mismo beneficio.

Las películas sobre migración muestran esas historias, mujeres jóvenes que arriesgan su propia vida viajando embarazadas en las peores condiciones para cruzar ilegalmente la frontera de México con Estados Unidos.

Y bien dicen que la realidad supera la ficción pues en los últimos años se ha detectado una serie de hospitales fronterizos del lado norteamericano que ofrecen diversos paquetes para que matrimonios extranjeros vayan a ese país a ver nacer a sus hijos con el fin de que obtengan automáticamente la ciudadanía y al crecer tengan una nueva alternativa para un futuro promisorio. Obviamente para acceder a estos paquetes se requiere de una gran cantidad de dólares.

Los beneficios que obtienen los padres de un menor ciudadano son vales de comida fortificada, atención médica y permanente vigilancia de los servicios de cuidado infantil gubernamentales, acceso a la educación pública y el reconocimiento del menor en documentos oficiales como ciudadano norteamericano.

Pero de ninguna manera otorga automáticamente la ciudadanía a la madre o al padre. Será hasta la mayoría de edad que el hijo tenga la posibilidad de solicitar la ciudadanía para sus padres a través de un proceso que marca la ley y que tiene que ver con la “migración en cadena” que tanto rechaza el actual Presidente.

Recién tomó protesta, el Fiscal General Jeff Sessions advirtió que durante la actual gestión de gobierno terminarán con la serie de programas pro-migrantes que permiten que los indocumentados gocen de beneficios que cuestan al erario federal, como los vales de alimentos que ayudan a tantos migrantes que buscan el sueño americano a través de procrear hijos en ese país. El mayor peligro será que el fin de esos programas podría aplicarse, retroactivamente afectando a millones.

Comentarios vía twitter: @erinife

Correo electrónico: erinife23@gmail.com

Vistas: 365