*

Martes, 11 de Diciembre de 2018

Migración optativa

3 Diciembre, 2018
Érika Nieto

Tremendo compromiso hizo el Presidente Andrés Manuel López Obrador con las familias mexicanas durante su toma de protesta, en la que aseguró que, a través de la inversión extranjera y de impulsar proyectos productivos logrará, durante su sexenio, que la migración hacía los Estados Unidos sea “optativa”, es decir, que los mexicanos vayan al vecino país del norte solo por gusto y no obligados por el hambre o la inseguridad.

Y es que el recién nombrado mandatario federal dijo que los mexicanos serán prósperos y felices en México y que, por lo mismo, no será necesario viajar a otro país para lograr una mejor calidad de vida. Como lo hicieron en su momento los casi 12 millones de mexicanos que actualmente radican en la Unión Americana.

Sin embargo, reconoció que los millones de dólares que mensualmente recibe nuestro país en remesas son la principal fuente de ingresos de México, además del dinero que genera mayor beneficio social. Si, aceptó, que el trabajo de los millones de mexicanos migrantes que radican en Estados Unidos y que tiene como resultado el envío de dólares a millones de familias en México son el sostén económico de nuestro país.

Como ejemplo de ello, son los datos que arroja el Centro de Estudios Monetarios Latinoamericanos que dicen que para este 2018 podría llegar hasta los 30 mil millones de dólares de remesas recibidas. Representando un aumento considerable de poco más del 5 por ciento respecto al año pasado.

Tan sólo Puebla terminaría el 2018 con mil 700 millones de dólares según datos del BBVA Research.

Así que ofreció el impulso de proyectos productivos con inversión pública, privada, nacional y extranjera que se convertirían en “cortinas de desarrollo de sur a norte” para evitar que los mexicanos no salgan de sus comunidades y que migrar sea una opción, no una necesidad.

Con lo anterior, con mejores salarios y con empleos para los ninis, el Presidente de México asegura que se frenará la migración hacia Estados Unidos.

Pero además dio un primer paso importante, firmó un Tratado con el Triángulo del Norte de Centroamérica con el fin de disminuir el fenómeno migratorio desde países como El Salvador, Honduras y Guatemala, mismo que tiene actualmente en jaque a la zona fronteriza norte de nuestro país.

Como podemos leer, las promesas no son malas, la acción de aprovechar la visita de los mandatarios centroamericanos y firmar un tratado para solicitar recursos a la Comisión Económica para América Latina y el Caribe (CEPAL) para ejecutar programas que disminuyan la salida de sus ciudadanos desde principios del 2019, no suena nada mal.

Obviamente, con el tiempo, el gobierno federal de México deberá enfrentar problemas más fuertes que la salida de mexicanos hacía Estados Unidos, y es el cambiante estado de ánimo del Presidente norteamericano y sus arrebatadas amenazas en contra de los migrantes mexicanos, como las redadas, el muro, el término de programas como el DACA, la criminalización de padres de menores migrantes, los centros de detención, los niños migrantes mexicanos enfrentando, solos, juicios de migración, pero, sobre todo, los diferentes peligros que enfrentan los migrantes mexicanos o extranjeros durante su trayecto por territorio mexicano.

Los retos ahí están, son históricos y hay que trabajar en ellos cuanto antes.

Comentarios vía Twitter: @erinife

Correo electrónico: erinife23@gmail.com

Vistas: 157