*

Martes, 21 de Mayo de 2019

Morir en el intento

9 Marzo, 2019
Érika Nieto

Gran conmoción provocó la muerte de 23 ciudadanos de origen centroamericano y de más de 30 severamente lesionados durante un accidente vehicular del camión en el que viajaban en el estado de Chiapas. Y es que la clandestinidad con la que se ven obligados a viajar miles de migrantes después de que ingresan a México ilegalmente, los empuja a transitar por rutas desoladas y en total abandono en su mantenimiento, pero que les garantiza un vacío de vigilancia policiaca.

Una curva pronunciada en el camino provocó que el camión cayera estrepitosamente a un barranco matando a los indocumentados, algunos de ellos, niños. Lamentablemente, muchos migrantes deciden viajar sin documentos oficiales de su país o deshacerse de ellos antes de cruzar el Río Suchiate, lo que dificulta su identificación y el aviso a sus familiares en caso de muerte o de accidente.

De por sí  México se encuentra en una etapa de alto nivel de violencia que mantiene, en muchas comunidades, las morgues llenas de cadáveres en espera de su debido proceso de investigación o de identificación y que dificultan los trámites de entrega de los cuerpos de los migrantes por lo que muchos terminarán en fosas comunes.

Según una investigación de la agencia AP, desde el año 2014 se han contabilizado casi 4 mil muertes o desapariciones de migrantes durante su intento de cruzar ilegalmente a Estados Unidos desde México.

Las fosas clandestinas que se han encontrado a lo largo de territorio mexicano también guardan el sufrimiento de cientos de migrantes que tuvieron la desgracia de ser presa de delincuentes y que simplemente desaparecieron sin dejar rastro.

De la misma manera el tren de carga que atraviesa territorio mexicano mejor conocido como “La Bestia” ha cobrado centenares de vidas a lo largo de la historia, algunos migrantes mueren mutilados por la mole de hierro en su intento por abordarlo, otros muchos de hambre, por las inclemencias del tiempo o victimas de algún delito en su lomo.

El año pasado en San Antonio Texas se dio el lamentable caso de un tráiler que transportaba en su contenedor hasta 180 migrantes indocumentados, de los cuales 10 perecieron, pero escaparon más de 100 en cuanto fueron rescatados por las autoridades y se registraron casi 40 detenidos, estos últimos porque sus condiciones de salud después de horas de permanecer encerrados en ese lugar era tan mala que no pudieron escapar.

Según sean las condiciones del clima, muchos grupos de migrantes que cruzan ilegalmente la frontera con Estados Unidos y que son abandonados por los polleros o que ya no pueden seguir avanzando, optan por entregarse a la patrulla fronteriza y ser detenidos como su única alternativa de evadir a la muerte.

Morir lejos de casa no es fácil, mucho menos si no hay forma en cómo puedan ser identificados y entregados a sus familiares. Morir en el intento de conseguir el sueño americano es muy común desde hace varias décadas, pero actualmente, el crimen organizado, los grupos de tráfico de personas y los altos niveles de corrupción en México representan un peligro adicional para quien solo busca una mejor calidad de vida, una nueva oportunidad de salir adelante.

Comentarios vía twitter: @erinife

Correo electrónico: erinife23@gmail.com

Vistas: 344