*

Domingo, 15 de Septiembre de 2019

Agentes migratorios tocando tu puerta

5 Julio, 2019
Érika Nieto

Trascurrió un nuevo festejo de la Independencia de los Estados Unidos y aunque durante el evento que fue arruinado por el clima en Washington, el Presidente Donald Trump no mencionó a los migrantes, días previos anunció que después del 4 de Julio iniciarán redadas y deportaciones masivas en todo su territorio.

Muy a pesar de que el 4 de Julio también es simbólico para la realización de una Ceremonia de Ciudadanía en la cual, durante este 2019, fueron beneficiadas 44 personas de diferentes nacionalidades, entre ellos mexicanos, para recibir su carta de ciudadano estadounidense.

Por lo anterior las organizaciones pro-migrantes y diferentes medios de comunicación dirigidos principalmente a la comunidad latina, informan constantemente las medidas de precaución que los indocumentados deberán tomar en cuenta si los agentes migratorios de ICE (Servicio de Inmigración y Control de Aduanas) tocan a su puerta o presencian una redada en la calle o en el trabajo. Se resumen en lo siguiente:

No abrir la puerta. Los abogados de migración aseguran que los paisanos no tienen la obligación de abrir la puerta a los agentes de migración y que, sin una orden judicial, no pueden entrar al domicilio. Así que los agentes entregarán solamente un documento que será una orden de deportación pero no de arresto.

Si en la calle los detiene alguna autoridad y les pregunta su estatus migratorio no tienen la obligación de responder, así que puede contestar que tiene derecho de permanecer en silencio y de no contestar ningún dato, ninguna información, empezando por el nombre.

Si son detenidos, lleve el número de teléfono de un amigo o familiar cercano para que se entere y le pueda brindar ayuda lo más pronto posible, sobre todo con decisiones primordiales acerca de sus hijos o de su familia.

Este punto es de especial importancia pues los últimos casos de deportación se destacan porque los afectados no tuvieron tiempo ni de avisar a algún familiar y fue hasta que se encontraban en territorio mexicano que pudieron dar aviso de su deportación por parte de la autoridad norteamericana.

Además, debe contar con un plan de contingencia familiar en caso de ser detenido durante una redada, que incluya la seguridad y el aviso a sus hijos, el manejo de dinero, de cuentas bancarias y de avisos en el área de trabajo, para que se tomen las medidas pertinentes.

Si son detenidos y no tienen problemas con migración, como algún delito que perseguir, pueden calificar para una fianza y salir de la cárcel, solamente en el caso de que la autoridad migratoria decida no deportarlos inmediatamente.

Tenga mucho cuidado de no firmar ningún documento, pida ser llevado ante un juez y no firme su “salida voluntaria”.

No caiga en la trampa de los policías amables que hablen español y que se muestren de su lado mientras le preguntan todos sus datos, como el estatus migratorio o información que lo incrimine. Y así, en lo posible, evite ser deportado y separado de su familia.

Comentarios vía twitter: @erinife

Correo electrónico: erinife23@gmail.com

Vistas: 484