*

Lunes, 18 de Noviembre de 2019

Primeros migrantes varados enfrentarán a un juez

16 Septiembre, 2019
Érika Nieto

Desde esta semana inició la atención, por parte de las autoridades migratorias de los Estados Unidos, de uno los primeros grupos de indocumentados que llegaron en las caravanas de migrantes y que solicitan asilo, después de meses de que fueron regresados al lado mexicano de la frontera para esperar su turno.

Lo controversial de estos juzgados migratorios es que están establecidos en carpas cerca de la frontera y que los solicitantes de refugio hablan con el juez a través de una pantalla, lo que está generando la molestia y la denuncia de los abogados pro-migrantes pues aseguran estarían amañadas las audiencias.

Desafortunadamente la búsqueda del sueño americano tiene que cobrar el precio de vivir primero la pesadilla mexicana y el calvario que significa para muchos estar hacinados en los albergues del lado estadounidense, sin la posibilidad de lograr la libertad condicional como era antes de la administración Trump.

Al cruzar México, los migrantes pasan hambre, frio, calor, enfrentar la corrupción de las autoridades de los países por donde han atravesado, incluso sufren la muerte o la desaparición de algún ser querido o de un integrante de las caravanas, todo a cambio de una mínima posibilidad de que su necesidad de refugio sea valorada positivamente por Estados Unidos.

Aproximadamente son 35 mil 500 los migrantes que esperan en la frontera norte del lado mexicano hasta que un juez determine la fecha en que tendrán la oportunidad de respaldar su solicitud de asilo, sobre todo después de que cambiaron las reglas y que ahora será una limitante letal que durante su paso por México u otro país de Centroamérica solicitaran asilo también.

Aunque la Organización WOLA (líder en investigación e incidencia que promueve los derechos humanos en las Américas) asegura que son por los menos 50 mil los migrantes que están esperando en los estados fronterizos mexicanos. Por cierto, esta misma organización urgió a las autoridades mexicanas a “dejar de implementar una política que sirve a los intereses anti-inmigrantes de Estados Unidos y desarrollar una política que tenga como eje rector la seguridad humana” y no la violación de los derechos humanos.

Cada día, el gobierno del Presidente Donald Trump reduce cada vez más la esperanza de los solicitantes de asilo de ser aceptados en su territorio, muchos tendrán, más temprano que tarde, que decidir si permanecen en México o regresan a su país. Estados Unidos ya no es una opción para solicitar refugio, por lo menos mientras el Partido Republicano mantenga el poder.

Pero alguien tendrá que informárselo a la gente que ve en el país más poderoso del mundo una alternativa para mejorar su calidad de vida, pues cuando los migrantes son entrevistados aseguran que el gobierno norteamericano da prioridad a mujeres y niños para ser recibidos en su territorio, lo cual es una mentira más que usan los polleros.

Es más, Estados Unidos ya informó que todos los menores de edad que viajen solos a esa frontera serán deportados automáticamente y quedarán varados como tantos miles en México. Alguien debe informarles.

Comentarios vía twitter: @erinife

Correo electrónico: erinife23@gmail.com

Vistas: 318