*
Viernes, 12 de Agosto de 2022

Con 15 años, Valeria dejó Honduras y al llegar a Puebla la prostituyeron

Su tía, que vive en Florida, le había pagado a un "coyote" 4 mil dólares para cruzarla a territorio estadounidense
Martes, 2 de Agosto de 2022 12:30
|
Municipios Puebla

Valeria, de 15 años, salió de Tegucigalpa, Honduras, a principios de marzo para viajar a Estados Unidos. Su tía, que vive en Florida, le había pagado a un "coyote" 4 mil dólares para cruzarla a territorio estadounidense.

Casos de trata de personas se triplicaron durante 2021 en PueblaPuebla, entre los ocho estados con más reportes de trata de personasPero luego de viajar varias semanas, el contrabandista la dejó tirada en una calle del estado mexicano de Puebla, reportó Noticias Telemundo.

"Es muy arriesgado y peligroso porque no sabes si vas a llegar viva o sin una pierna o un brazo. A veces te matan, te secuestran, te violan. En ese camino hay de todo", afirma Montes desde un refugio de la Asociación Nacional contra la Trata Humana en la Sociedad (Anthus), una organización civil localizada en Puebla.

Durante su tránsito por territorio mexicano, Montes cayó en manos de una red de trata de personas que la aisló para que se prostituyera durante varias semanas de este año.

"Me pusieron como sexoservidora. Había varias personas que me controlaban mucho, los clientes incluso me llegaban a golpear. Fue muy horrible", comenta con pánico, en conversación con Noticias Telemundo.

Montes dice, con la voz quebrada, que nada la preparó para el infierno que vivió en Puebla, primero en un albergue oficial para personas migrantes del que tuvo que salir huyendo.

"Estuve medio mes retenida ahí, pero decidí irme porque no tenía acceso para hablar con mi familia (...) Me estaban amenazando de muerte, incluso a golpes y los oficiales me amenazaron con mi familia", explica con nerviosismo.

El 29 de marzo, la joven salió del albergue y mientras deambulaba por las calles de Puebla, sin saber qué hacer porque no recibió ninguna orientación por parte de las autoridades, fue interceptada por unos hombres que estaban en una camioneta y le ofrecieron trabajo como mesera. Montes abordó el vehículo que la llevó hasta San Francisco Totimehuacan, una localidad ubicada a unos 10 kilómetros al sur de la ciudad.

"Allá una proxeneta me dijo que si quería preparar bebidas alcohólicas y lavar los vasos en el bar. Pero era otra cosa y tuve que tener relaciones sexuales con muchos, muchos clientes", explica con tristeza.

Montes dice que logró salir porque un hombre se encaprichó en que quería acostarse con ella en un hotel y los tratantes tuvieron que llevarla hasta allá.

"Pero no entré, salí corriendo. Iba drogada porque sentía mucho dolor y estaba sangrando mucho, donde me sentaba dejaba sangre. Me llevaron a un hospital y estuve entre la vida y la muerte, porque me estaba desangrando por dentro", dice horrorizada.

"Ninguna mujer debería pasar por lo que yo pasé. Ninguna niña ni adolescente. Espero que las personas que hacen eso de prostituir, de vendernos, se den cuenta del gran error que están cometiendo porque son padres, son hijos, y nacieron de una mujer (...) en mi caso cierro los ojos para dormir y ya veo que tengo un cliente encima", dice Montes, entre sollozos.

 

 

Foto: archivo m

 

gse

Vistas: 551