*
Domingo, 25 de Febrero de 2024

Luis Miguel y Peso Pluma

Reflexión sobre los estilos musicales de Luis Miguel y Peso Pluma y la fama que han alcanzado
Miércoles, 17 de Mayo de 2023 11:08
|
Municipios Puebla

A ver, vayamos por partes, antes de que se me enojen, empiecen a atacar mi columna y el odio llegue de manera alarmante a mí.

Luis Miguel conquista a sus seguidoras con nueva imagen y foto en redesRebasan filas virtuales los 66 mil fans para boletos de Luis Miguel en PueblaOjo:

1) No soy experta en canto, pero en mi defensa puedo decir que desde niña canto y canto bastante bien, y tengo muy buen oído musical. Es decir que para copiar por ejemplo algunas notas de una canción directamente a un piano siempre me ha resultado fácil.

 

2) Puedo también decir que me es fácil identificar cuando un cantante es talentoso, cante el género que sea.  Si algún cantante atrapa mi atención es un cantante que tiene talento, así se los aseguro.

No sé si estas pequeñas virtudes que les platico sean como consecuencia de haber vuelto el canto para mí como un sostén emocional y espiritual y me han hecho mucho más sensible a la música en todas sus formas.

Ahora bien, ya que me aventé estas increíbles porras les puedo compartir lo que pienso de Luis Miguel. Sin duda es un grandísimo cantante. Tiene un don especial. Coloca perfectamente las notas musicales donde quiere para que suenen increíblemente perfectas y cuenta con bastante capacidad pulmonar para alargar las notas.

No tanta capacidad pulmonar como la que tenía José José, que en paz descanse, y quizá por ello curiosamente Luis Miguel nunca se ha atrevido a cantar una sola canción exitosa del príncipe de la canción.

Pero Luis Miguel canta y canta muy bien.

¿Qué tan bien vaya a cantar en esta nueva gira? No lo sé. Cuando los cantantes están entrados en años suelen bajarse una o dos notas para alcanzar las partes agudas de sus canciones y la canción no resulte un desastre.

Será un enigma saber si todavía cuenta con ese rango vocal.

Pero es algo que a las fans no nos importa mucho. La manera vertiginosa que vendió boletos Luis Miguel me hace pensar en esta ideología del mexicano que ama la nostalgia y vivir de los recuerdos y del pasado, sin importar si Luis Miguel aún cante como en sus épocas de gloria. Verlo es volver a vivir lo que se vivía en los ochentas o en los noventas. La vida familiar en casa, sin casi tener que tenerle miedo a nada… tiempos de escuela y fiestas. Tiempos de amores y desamores. Eso nos recuerda Luis Miguel.

La verdad es que yo sí voy a ir a verlo cantar. De niña/joven fui a todos sus conciertos en la CDMX. La emoción y el enamoramiento que sentía por él era inexplicable.

Luis Miguel tiene ese don de conectar con su público como creo no hay otro artista que lo pueda hacer, salvo Frank Sinatra que por cierto el fin de semana pasada estuve viendo en YouTube alguno de sus conciertos y tiene un muy similar estilo para cantar al de Luis Miguel.

Si alguien imitó al “Sol” fue a Frank Sinatra y copió otros tintes de Elvis Presley.

Pero bueno estábamos en que de joven iba a los conciertos de Luis Miguel siempre en el Auditorio Nacional. Siempre en las filas de hasta atrás porque solo el fifi-conservador-neoliberal tenía dinero para un asiento en las filas de adelante.

En cambio el pueblo bueno pero pobre  pues nomás nos alcanzaba un asiento en el Auditorio Nacional hasta atrás y aún así yo enloquecía de principio a fin todo el concierto y eso que no habían pantallas en aquel entonces que proyectaran la imagen más grande del artista en cuestión así que sólo se veía un puntito moviéndose de aquí para allá, de tal manera que recuerdo que siempre me llevaba mis binoculares para verle más de cerca y de paso sentirlo más cerca.

Este año quizás sí alcance a cumplir 50 años de edad y este año quiero ir a verlo. Pero ya no tan atrás. Ahora trabajo y me esfuerzo y me lo merezco para poder verlo un poco más adelante. No tanto, pero no tan atrás como antes.

Una amiga consiguió los boletos porque ahí sí me he vuelto mucho más neurótica he impaciente con los años  y no hubiera podido estar pendiente 8 horas frente a una computadora para poder comprar un boleto.

Ah, cómo se extrañan aquellas épocas ochenteras/noventeras donde podías comprar tus boletos en las taquillas del lugar donde sería el show o en unas que tenía TicketMaster. Te formabas y fácilmente adquirías los boletos.

Tenerlos en tu mano era magia pura.

¿Y a qué  viene entonces qué en el título de mi columna haya mencionado al cantante apodado Peso Pluma?

Pues que he estado escuchándolo detenidamente y el muchacho me ha atrapado:

Para empezar, la mezcla y el juego de sonidos que tiene con los instrumentos de viento y de cuerda me parecen sensacionalmente novedosos.

El chico es carismático, tiene una sonrisa encantadora y tiene excelente odio musical. Canta como le gusta cantar y como el cantante de verdad debe de cantar, desde el corazón. No tiene gran voz pero contiene bastante las notas largas, y digamos que es un muy buen intérprete.

Esto lo comenté en días pasados en mi cuenta de Twitter y casi me bloquean por ello.

Me reclaman de que cómo es posible que me pueda gustar un cantante que canta letras que hablan de las drogas y cárteles.

La verdad es que yo no había reparado en ello, es decir la dicción de Peso Pluma no es la mejor, solo me tenía atrapada la forma en cómo mezcla diferentes instrumentos y el estilo de su voz pero no había reparado en sus letras.

La verdad es que no sé por qué, pero volví a ponerle atención a sus letras y no me asusté. Sí sorprende que este tipo de letras y contenidos se estén volviendo una moda. Parece que todo México vive un estado constante de presencia del narcotráfico, pero la música es para disfrutarla y distraerse. Él canta lo que cree que está poniéndose de moda y lo está logrando.

Pero sí, parece que se normaliza el tema de las drogas y el mundo que lo rodea: de mujeres guapas, con buenos carros, dinero para el alcohol, amigos, etc.

Pienso que este joven quien tiene ahora 22 años si no se cuida más o no lo cuidan en su salud (se nota que le gusta cantar con algunos tragos encima) difícilmente llegará a trascender.

Pero es un joven que en sus entrevistas se muestra atento, educado, claro, como todos los jóvenes hablando con groserías, pero enfocado y centrado.

Hablo y escribo  de Luis Miguel y de Peso Pluma porque incluso me parecen muy parecidos físicamente. Peso Pluma también logra conectar con la gente y tiene esa sonrisa que atrapa, igual a la de Luis Miguel. Se les da de manera natural.

Pero claro sus estilos musicales no tienen nada que ver y eso es lo interesante.

Que la música nos permite jugar con nuestros gustos y emociones sin hacerle daño a nadie.

Quizá algún experto en música me pueda desmentir mi columna y decirme que la música de ambos es una porquería.

Porque sí… hay mucha gente a la que no le gusta Luis Miguel y para mí esa gente es totalmente incomprensible. No comprendo cómo no  les puede gustar Luis Miguel, pero lo respeto.

Incluso, mi padre, que en paz descanse, cuando escuchaba que en casa yo cantaba a todo pulmón todo el día todo el álbum de Romances I, (boleros) me pedía que se lo grabara en un cassette (¿se acuerdan?) para él traerlo sonando en su automóvil.

Y bueno, hasta aquí mi opinión musical. No me odien por amar a Luis Miguel. No me odien porque me guste Peso Pluma.

Seguramente el segundo gusto culposo mío será de paso.

Pero la admiración y el éxtasis que me produce Luis Miguel inolvidablemente ¡vivirán en mí!

Es cuanto.

Columna de Claudia Santillana en SDP Noticias

Foto Especcial

clh

Vistas: 676