*

Viernes, 21 de Febrero de 2020

Pese a restricciones vienen más caravanas

16 Enero, 2020
Érika Nieto

Las nuevas y más estrictas medidas que tanto Estados Unidos como México tomarán este 2020 para evitar el ingreso de más migrantes que busquen el sueño americano no parece desalentar la llegada de nuevas caravanas provenientes desde Centroamérica pues una más, integrada por más de mil 500 personas, salió de Honduras hace unos días.

Por lo pronto más elementos de la Guardia Nacional los esperará en la frontera de México con Guatemala. Y es que, por un lado, la Secretaría de Gobernación dice que aceptarán a los migrantes si entran en orden y bajo la condición de que no tomen a nuestro país como de paso, lo que es prácticamente imposible, pues una y otra vez los centroamericanos y ciudadanos de otros países dejaron claro que no les interesa quedarse en México pues su objetivo principal es la Unión Americana.

Pero, por otro lado, la misma funcionaria federal sigue ofreciendo posibilidades de trabajo y vivienda en México a los integrantes de la caravana pues insisten en evitar que Donald Trump se enoje si los migrantes llegan a la frontera norte a tocar la puerta norteamericana y pedir asilo.

Lamentablemente el gobierno de Donald Trump está reforzando sus medidas de contención migratoria y obtuvo el apoyo de un juez para mantener la separación de familias en los muy señalados centros de detención. Así que las familias o los niños solos que viajan en esta caravana proveniente de Honduras serán separados en galerones en cuanto ingresen a Estados Unidos.

A pesar de que la condición para esta separación es el registro del adn para que se reúnan las familias cuando sean liberados, lo cierto es que esta regla no promete ser respetada y se unirán a los miles de migrantes que son deportados meses después completamente solos y sin tener información sobre sus familiares.

Lo anterior se suma a los cientos de deportados diariamente a los estados fronterizos mexicanos como parte del programa “Permanece en México” y que se ven obligados a vivir en pésimas condiciones mientras esperan su cita con la autoridad migratoria norteamericana. Hasta ahora se contabilizan 50 mil migrantes varados en los estados fronterizos mexicanos.

Por increíble que parezca los migrantes que viajan en caravana tienen otra información, vienen convencidos de que un niño o una mujer embarazada es el pase directo al asilo en Estados Unidos. Piensan que es obligación de México darles todas las facilidades para cruzar el territorio con seguridad, con atención médica, alimentaria y de residencia temporal. Lo cierto es que solo las asociaciones civiles, si, las que se quedaron sin presupuesto con este gobierno federal, son las que están trabajando para darles albergue y con donaciones cubrir su alimentación.

Los coyotes se encargan de convencerlos de que las posibilidades de obtener el sueño americano no son difíciles, la realidad es otra. A muchos, hasta ahora, les ha costado la vida o caer en las manos de la delincuencia organizada y encontrar una pesadilla en lugar del sueño americano que tanto anhelan.

Comentarios vía twitter:  @erinife

Correo electrónico: erinife23@gmail.com

Vistas: 412