*

Sábado, 27 de Febrero de 2021

El legado migratorio de Trump

22 Enero, 2021
Érika Nieto

Las buenas intenciones del presidente de Estados Unidos, Joe Biden respecto al tema migratorio no serán suficientes para resolver toda la pesada herencia que dejó la administración Trump, pues tendrá que dar marcha atrás a muchas acciones del programa “Tolerancia Cero” que junto con el Sheriff Joe Arpaio, dejaron separadas y lastimadas a miles de familias migrantes en todo territorio norteamericano.

Entre todas estas acciones están los 1.3 millones de casos pendientes en las cortes de inmigración que esperan a ser resueltos, algunos son procesos de deportación que están en revisión, otras son solicitudes de residencia permanente, de ciudadanía y otros cuantos son las solicitudes de refugio.

En otro caso, está también la imposición del término carga pública por parte del gobierno de Trump para todos aquellos migrantes que aspiraban a la residencia permanente y que se vieron obligados a detener su proceso porque reciben apoyos económicos por parte del gobierno, por ejemplo, para la manutención de sus hijos ciudadanos americanos, así que son 4 millones de migrantes en espera de un cambio en esta política.

La reunificación de familias migrantes será todo un reto pues recordemos que desde el inicio de la separación no se tienen reportes fidedignos y completos de los integrantes de estas familias, de ahí que cientos de niños permanecen prácticamente desaparecidos ya que fueron asignados a familias adoptivas o deportados solos hacia México. Hay otros casos en los que los padres de los menores se vieron “obligados” por la pandemia y las condiciones infrahumanas en las que viven en el lado mexicano de la frontera, de abandonar a sus hijos en manos de agentes migratorios, por mencionar solo algunas de las acciones que son fuertemente criticadas por las organizaciones de derechos humanos y defensoras de migrantes.

Por lo pronto, una nota publicada por NBC News explica que el nuevo gobierno Joe Biden se encontrará también con el rechazo de algunos gobiernos estatales en cualquier resolución que acuerde respecto al tema migratorio, por lo que tendrá la obligación de consultar a estos gobiernos antes de implementar medidas en los primeros 180 días de su gobierno, como la suspensión de deportaciones o cualquier modificación a las políticas implementadas por el gobierno de Donald Trump.

Recordemos que muchos acuerdos migratorios del programa “Tolerancia Cero” eran rechazados por las ciudades santuario por la protección que ejercen hacia los migrantes, así que Trump se refugió en los estados que sí colaboraban con la autoridad migratoria con información para ejecutar las redadas, aún en pandemia, que además apoyaban sus ordenes de deportación, así como los operativos para separar familias.

Aunque, el busto del activista Cesar Chávez que el mandatario norteamericano decidió colocar detrás del escritorio presidencial, dio una de las mejores señales de la disposición que tiene su gobierno en el tema migratorio y a pesar de que ya cuenta con una mayoría en el Congreso y en el Senado para aprobar sus iniciativas, Donald Trump dejó muchos obstáculos para que el demócrata cumpla sus promesas a millones de paisanos que tienen bien fincadas sus esperanzas para lograr la ciudadanía norteamericana durante su mandato.

Comentarios vía twitter: @erinife

Vistas: 931