*
Lunes, 8 de Agosto de 2022

Los pactos de Pacho Viejo

27 Junio, 2022
Del Reportero

Se comenta con insistencia que fue liberado en Pacho Viejo, Veracruz, José Eduardo González Barreda, “Lalo”, cofundador de Sangre Nueva Zeta, organización con amplios antecedentes y actividades en Puebla 

Se ha dicho que Sangre Nueva Zeta es una escisión de los Zetas.

En cierta forma, sí, si se considera que, en su momento se anexó a la organización tamaulipeca y posteriormente se pasó al lado del Cártel Jalisco Nueva Generación (CJNG), para luego jugar intermitentemente a ser independiente.

Es de esperarse que viene una recomposición de ese grupo, si se toma en cuenta como se están moviendo las cosas, particularmente con la libertad de “Lalo” y las condiciones en las que se desempeña esa misma organización en Orizaba.

El año pasado, José Luis “El Kaner”, jefe de plaza de CJNG en Orizaba, fue detenido, junto a su hombre de confianza, Antonio “El vampiro”.

Por una larga temporada, “El Kaner” sembró terror en Orizaba, Córdoba, Ixtaczoquitlán, Nogales y Río Blanco. Lo mismo trabajaba con el trasiego de combustible que con el cobro de piso, narcomenudeo y distintos homicidios.

“El Kaner” había trabajado previamente con “Lalo” cuando éste controlaba Orizaba para Los Zetas, quien decidió separarse de la organización tamaulipeca para emprender su propio proyecto, junto a Roberto de los Santos, “El Bukanas”.

Al ser detenido, “Lalo” no intervino para evitar que “El Bukanas” y “El Kaner” decidieran aliarse a CJNG, un giro radical si se considera que la lucha entre Jalisco y Tamaulipas es claramente feroz.

Conforme el paso del tiempo, “El Bukanas” fue expandiendo su territorio y se interesó por lugares más allá del “Triángulo Rojo” de Puebla y de Maltrata, aunque evidentemente no soltó tales demarcaciones, pero encontró la forma de hacerse una organización con peso regional, por lo que difícilmente podría considerársele una pandilla.

Distintas rencillas se han dado para que Sangre Nueva Zeta optara por mudar a Jalisco y al mismo tiempo, intentar operar como una organización independiente. Ahí está el enfrentamiento salvaje con “Los Escalona”, operadores de Los Zetas en Orizaba. O, las pugnas por distintos puntos de huachicoleo en San Martín Texmelucan.

Conforme fue pasando la primera ola de la pandemia, se fue desvelando que “El Kaner” quería dominar por entero a Orizaba, pagando sumas considerables a las corporaciones locales, intentando hacer un monopolio en el que, quien quisiera trabajar algún delito, tenía que pasar por su aduana.

Sin embargo, los especialistas coinciden en que este personaje se excedió, particularmente en los secuestros y cobro de piso a un sinnúmero de habitantes de ese municipio, sin olvidar la ejecución de la hija de la exdiputada Carmen Medel Palma, de nombre Valeria.

Sus adversarios han colocado no pocas mantas señalando quienes son sus protectores, incluyendo a funcionarios de Seguridad Pública y Gobernación poblanos. Hasta por WhatsApp han salido a balcón sus atrocidades.

Mientras tanto, sus antiguos compañeros siguen azotando a Puebla con distintos delitos, entre los que sobresale el robo de hidrocarburo: Amozoc, Palmar de Bravo, Tecamachalco, Tepeaca y Quecholac.

Es evidente que el presunto movimiento de “Lalo” hará que se den nuevos pactos en las organizaciones criminales de la región, incluyendo a las operaciones de Sangre Nueva Zeta, dada la obviedad de que más allá de que trabajen para Los Zetas o para CJNG, es un proyecto emprendido por estos personajes que forzosamente se reencontrarán en el camino.

 

De las anécdotas que se cuentan

Mediante distintas solicitudes de información vía Transparencia, el periódico “El Financiero” pudo construir una idea bastante clara de los ingresos que genera el Aeropuerto de Santa Lucía (AIFA), ése al que insisten en llamarle internacional.

De acuerdo a los datos del periódico, se identificó que, entre el 21 de marzo y el 21 de abril, la terminal de Santa Lucía tuvo una pérdida de 22 millones 902 mil 811 pesos.

El análisis de las cifras no da margen para el optimismo. De acuerdo a los documentos obtenidos por Transparencia, la ocurrencia aérea de Zumpango obtuvo ingresos en sus primeros 30 días de operación, por 308 mil 331 pesos.

A su vez, los costos de operación del aeropuerto fueron de 23 millones 211 mil 143 pesos; es decir, que sus costos son 75 veces más altos que sus ingresos. En un solo mes, tuvo pérdidas por casi 23 millones de pesos.

Haciendo cuentas diarias, el aeropuerto genera 9 mil 946 pesos y el costo de operaciones cuesta unos 748 mil pesos. Lo anterior quiere decir que, en tres meses de operación, la pérdida operativa ya llegó a los 69 millones 634 mil 361 pesos.

En todo lo anterior, hay que considerar el monto de lo invertido en ese aeropuerto, casi 75 mil millones de pesos, más la cancelación del Nuevo Aeropuerto Internacional de México (NAIM) en Texcoco.

Dicen los que saben que el AIFA es un barril sin fondo que terminará por hacerse una instalación militar, considerando que no se ha invertido gran cosa en la conexión terrestre para llegar a ese lugar, que genera menos de diez mil pesos diarios al gobierno federal.

Es altamente probable que los militares le saquen provecho a ese elefante blanco, uno de tantos que se han producido a velocidad récord.

[email protected]

Twitter @fercrisanto

Facebook: Fernando Alberto Crisanto

Vistas: 236