*
Martes, 18 de Junio de 2024

Directivos de escuelas presionan a maestros del SNTE 51 para que no voten por Alfredo Gómez Palacios

22 Marzo, 2023
Fermín Alejandro García

Una estrategia que se ha desplegado para intentar inducir el voto de los maestros en las próxima elección –que habrá en seis días— en la sección 51 del Sindicato Nacional de Trabajadores de la Educación (SNTE), aparte de la repartición de regalos y la organización de eventos sociales, ha sido el que algunos directores de planteles han esparcido la versión de que se conocerá el sentido del sufragio de cada docente y se les advierte que, si cometen el yerro de apoyar al candidato equivocado, se quedarán fuera de los beneficios que ofrece el SNTE.

Es decir, se ha desplegado una campaña de miedo, principalmente contra dos candidatos: Alfredo Gómez Palacios y Salvador Torres Castillo, que serían los punteros en la contienda, en la que están inscritos ocho aspirantes que se disputan la secretaría general.

Particularmente contra Alfredo Gómez Palacios se ha intentado minar la popularidad que ha ganado el candidato de la planilla naranja, que tiene por lema “Que al SNTE 51 le vaya bien”, cuyo principal atractivo es que es el único de los 8 aspirantes que nunca ha competido por la secretaría general del gremio, lo que le ha dado un aire de renovación y cambio en el sindicato magisterial.
 

Se le percibe como la única opción que significaría cambiar a los grupos que tradicionalmente, desde hace un par de décadas, han tenido el control del sindicato, y que son corrientes que nacieron bajo el cobijo de Elba Esther Gordillo Morales, la expresidente nacional del SNTE y que, hasta principio del año 2013, ejerció un control caciquil de la agrupación laboral.

A eso se debe a que en los últimos eventos que tuvo en Huauchinango, Cholula y Tlatlauquitepec, en donde reunió en cada uno de estos lugares a unos 2 mil docentes, el mensaje central de Gómez Palacios ha sido el difundir que el voto es secreto, directo y libre, lo que impide saber el sentido del sufragio de cada trabajador de la educación. Como una manera de frenar la campaña de amenazas veladas.

Las estimaciones es que en la sección 51 del SNTE podría haber una participación de alrededor de la mitad de los 30 mil docentes y trabajadores de apoyo a la educación que están afiliados.

Y se cree, que el candidato ganador, es el que rebase la cifra de los 6 o 7 mil sufragios, que significaría más de la mitad de los asistentes a las urnas.

El fantasma del fraude electoral no está descartado, debido a que algunos candidatos están buscando echar mano de los maestros que son de los sindicatos disidentes del SNTE 51, así como incorporar a locatarios de mercados populares de la capital y una organización campesina, para que voten con credenciales apócrifas.
 

Se supone que hay un control y depuración del padrón de afiliados que impediría la participación de personajes ajenos a la organización magisterial. Sin embargo, hay algunos candidatos que parten de la idea de que la contienda es similar a una elección constitucional, donde siempre hay un margen de trampas y compra de votos que se pueden cometer.

Lucero Saldaña era la mejor opción

El alcalde de la capital, el panista Eduardo Rivera Pérez, está cuidando con esmero su relación con el PRI para evitar que se rompa la posibilidad de que los partidos Acción Nacional y Revolucionario Institucional lleguen juntos, en bloque, a la sucesión de 2024, siendo la única manera para que la oposición aspire a la gubernatura de Puebla.

Por eso, reservó la secretaría general del ayuntamiento de Puebla para un liderazgo del PRI.

Más allá de preservar ese proyecto político-electoral, el edil tomó la mejor decisión de nombrar a la priista Lucero Saldaña Pérez en la secretaría general del ayuntamiento, en sustitución de Silvia Tanús Osorio, quien regresó al Congreso local a ocupar su lugar de diputada suplente en la bancada del tricolor.

Lucero Saldaña es uno de los cuadros más valiosos de un PRI poblano en crisis, en donde la mayor parte de sus liderazgos han migrado, de manera formal o simulada, a Morena o el PAN, al no percibir futuro político en el tricolor.

Saldaña ha sido dos veces senadora de la República, diputada federa, la primera directora del Instituto Poblano de la Mujer y una larga lista de cargos en el PRI, donde ha tenido una militancia constante de 42 años.

Más allá de su trayectoria partidista o de cargos públicos, lo que destaca del trabajo de Lucero Saldaña es su aporte a la defensa de los derechos de género.

Ha sido un tema que ha defendido con ahínco, desde la época en que no había corrientes favorables para esos asuntos y había un dominio machista en la política nacional y local.

Tiene en su haber el ser la impulsara de la Ley en Contra de la Violencia Política en Razón de Género.

Algo que se recuerda mucho de ella es que, en los años 2005 y 2006, cuando el PRI poblano vivió una de sus peores crisis y cayó la popularidad del gobernador en turno, Mario Marín Torres, la entonces legisladora federal Lucero Saldaña se puso del lado de la periodista Lydia Cacho Ribeiro, en el proceso de detención ilegal y tortura en su contra por haber exhibido redes de explotación sexual de menores de edad.

A Lucero Saldaña no le importó el costo político y mostró su compromiso con la defensa de los derechos de las mujeres y en contra de la trata de personas.

Sin duda, su incorporación al ayuntamiento de Puebla será un impulso positivo al gobierno de Eduardo Rivera.

Vistas: 681