*

Martes, 31 de Marzo de 2020

Los universitarios fueron torturados antes de su muerte en Huejotzingo

El vehículo del conductor de Uber fue movido, primero se dijo que lo localizaron en un predio y luego en uno de los domicilios cateados
Jueves, 27 de Febrero de 2020 06:43

Horas antes de que Gilberto Higuera Bernal fuera ungido como Fiscal General del Estado, se dio a conocer de manera oficial el esclarecimiento del asesinato de tres estudiantes de Medicina, dos de la UPAEP y otro más de la BUAP, además de un conductor de Uber, que dejó como resultado la detención de dos hombres y una mujer, además del cateo a tres domicilios en la junta auxiliar de Santa Ana Xalmimilulco, del municipio de Huejotzingo.

La presentación de los detenidos y el informe de cómo avanzan las investigaciones dejó más dudas qué reconocimientos.

De entrada pocos creen la versión del pleito por un sombrero como móvil de un cuádruple homicidio, sobre todo por la saña con la cual fueron tratados los cuerpos, además de las contradicciones entre la primera conferencia de prensa sobre este hecho ocurrida la tarde del lunes 24 de febrero y la segunda presentación de la mañana del miércoles 26.

En la primera conferencia se había sostenido que en un predio de la junta auxiliar de Xalmimilulco, había sido localizado abandonado el vehículo Uber que conducía uno de los occisos y después se dijo en la segunda conferencia que éste estaba dentro de una de las casas cateadas, lo que significa que este automóvil fue movido de lugar con alguna mala intención, en otras palabras que se estarían alterando pruebas.

Además,  en el "minucioso"  informe, no sé dijo qué tipo de arma de fuego y calibre fue utilizada para las ejecuciones,  tomando en cuenta que tampoco fue asegurada ninguna arma de fuego que pueda servir como prueba de que los detenidos están relacionados con las muertes violentas de la noche del domingo 23 de febrero.

De las "manchas de sangre" que fueron halladas en el interior de la camioneta BMW, donde presuntamente iban a escapar los ahora detenidos, tampoco se ha precisado si pertenecen a alguno de los occisos, tomando en consideración que en la misma unidad los investigadores hallaron orificios de disparos de arma de fuego, lo que indicaría que antes sufrieron o participaron en un ataque con bandas rivales y que éstas pudieron haber generado heridos o muertos.

También se les olvidó informar que la banda a la que aducen el robo de vehículos y transportes y que opera desde Santa Ana Xalmimilulco, sería de poco más de 20 integrantes, lo que indica que el caso de los estudiantes y el conductor sigue sin resolverse.

Y todavía hay más dudas.

Se presume que los estudiantes fueron torturados para sacarles una confesión, esto indica que antes de ser asesinados vieron o escucharon algo que terminó por comprometerlos o también que pudieron haber sido confundidos con una banda rival.

Lo que sí es cierto, es que fue dentro de las celebraciones del carnaval de Huejotzingo cuando se dio el inicio de lo que sería uno de los crímenes más violentos en agravio de la comunidad estudiantil y que fue en esta misma celebración donde se encontraban los integrantes de esta organización delictiva.

La plaza de Huejotzingo se calienta.

Columna Porque los Muertos corren rápido de Alfonso Ponce de León.

Intolerancia

Foto: Archivom

cdch/clh

Vistas: 5371