*

Martes, 4 de Agosto de 2020

Era peritonitis, no covid y le negaron la atención en dos clínicas de Izúcar

Rosario González tras 30 horas de calvario fue hospitalizado y ya presentó su caso a la Comisión de Derechos Humanos del Estado de Puebla
Sábado, 1 de Agosto de 2020 15:14
|
Lidchy Cano

Izúcar de Matamoros, Pue.- Rosario González, integrante del grupo de seguridad denominado Fuerza Ciudadana en Izúcar de Matamoros, denunció ante la Comisión de Derechos Humanos del Estado de Puebla la negligencia de dos clínicas particulares de esta ciudad, porque se negaron a atenderlo de emergencia y lo diagnosticaron como paciente covid. 

Buscan a familia de Oscar Huerta; está grave en hospital de IzúcarCierra oficina de Telégrafos en Izúcar por contagios Covid El afectado expresó que por años ha señalado las injusticias y atropellos de los gobiernos en contra de la gente pero en éste caso, denunció la negligencia de dos clínicas de Izúcar de Matamoros. La primera ubicada en calle Independencia, junto al Puente Amarillo o también conocido como Puente Nuevo y la segunda ubicada en la carretera Izúcar de Matamoros-Atencingo. 

La primera clínica presuntamente es propiedad del expresidente municipal de Izúcar de Matamoros, Manuel Madero y la segunda clínica es llamada Explora. 

Rosario Gonzales expresó que en la primera clínica le negaron la atención médica diciendo que no había camas disponibles a pesar de que un médico amigo había hablado con el cirujano que lo iba a operar, y que ya llevaba los estudios donde indicaban que ya había reventado el apéndice y ya tenía peritonitis, generando un avance infeccioso, lo que provocaba problemas para respirar por la misma infección.

 

 

Detalló que después se hizo más estudios de sangre y le indicaron a su hermano que necesitaba de emergencia la operación, porque estaba muy avanzada la infección, ante esto se trasladaron a la Clínica Explora, ahí le comenzaron a suministrar medicamentos para prepararlo para la cirugía. Sin embargo, horas después a su familia le dijeron que no lo iban a operar porque tenía el virus del covid y les pidieron trasladarlo al hospital general, a pesar de tener todos los estudios que indicaban que era el apéndice.

Rosario Gonzales, aseguró que gracias a Dios y a la intervención de su hermano, el médico Luis Rafael Cruz, lo llevó a la clínica de la doctora Campis y tras más de 30 horas de calvario que padeció entre las clínicas, para que lo operaran, fue intervenido, saliendo bien de salud. 

Por lo anterior, agregó que se atreve a narrar su historia, pero también ha levantado una queja ante la Comisión Estatal de Derechos Humanos para poner en evidencia las negligencias de estas clínicas, ya que todos somos seres humanos y se tiene derecho a una atención médica. 

Finalmente, enfatizó que todos valen lo mismo, ricos y pobre, y que no se vale jugar con la vida de un ser humano. 

Fotografías Lidchy Cano

clh

Vistas: 1633