*
Jueves, 30 de Mayo de 2024

Pandemia por Covid arrasó con actividad comercial en la capital poblana

Donde antes hubo bares, oficinas, boutiques y restaurantes, hoy hay lonas colocadas en las fachadas, para anunciar que los inmuebles se rentan
Miércoles, 10 de Marzo de 2021 12:35
|
Claudia Aguilar

Puebla, Pue.- Si hace un año alguien nos hubiera dicho que algunas de las principales zonas comerciales y de entretenimiento de la ciudad de Puebla lucirían vacías, no le habríamos creído. Pero pasó. La pandemia del Covid-19 causó estragos en negocios ubicados en avenidas importantes como la Juárez, 31 oriente y 25 sur, en donde restaurantes, tiendas y sitios de entretenimiento cerraron sus puertas, algunos de manera definitiva y otros a la espera de poder incorporarse a la nueva normalidad.  

Un año de Covid en Puebla: el juego de cifras que nunca convenció a nadieCondonan multas y recargos a locatarios que aceptaron obra en Mercado AmalucanMunicipios Puebla hizo un recorrido y corroboró que donde antes hubo bares, oficinas, boutiques y restaurantes, hoy hay lonas colocadas en las fachadas, para anunciar que los inmuebles se rentan e incluso se venden, ante la quiebra de los negocios.  

Para los habitantes de la ciudad de Puebla, estas avenidas son sinónimo de ruido, tránsito y gente; de turistas, de fines de semana con amigos, de bares ruidosos y enamorados romanceando en los cafés, karaokes o cafeterías, de restaurantes que anuncian su carta, de color y mucha vida.

Hoy no. El ambiente se percibe pasivo: los pocos locales abiertos tienen escasos clientes y la gente pasa rápido, ya sea a pie o en vehículo; algunos usan los cajeros automáticos e ingresan a los bancos, pero pocos entran a las tiendas de ropa, artículos para el hogar o restaurantes.  

Así, a un año de la emergencia sanitaria, restaurantes, hoteles, bares, librerías, karaokes, tiendas de vestidos de novia y XV años, además de cafés y tiendas de artículos para el hogar, bajaron sus cortinas.  

Uno de los cierres más sonados en 2020 fue el del Hotel Royalty, debido a que es un lugar emblemático del zócalo de Puebla, además de dulcerías como la de  Santa Clara, en la 6 Oriente, y el tradicional restaurante Los Farolitos de la 2 Oriente.

Aunque no solo negocios familiares se vieron afectados, franquicias también sufrieron el golpe por el Covid-19, como es el caso de la cadena hotelera Fiesta Inn, que cerró su sede en la zona de Angelópolis, así como Pizza Hut, con dos sucursales menos, la del bulevar 5 de mayo y la que está frente al Complejo Cultural Universitario en la zona de Angelópolis.  

Y la lista es larga: Café Punta del Cielo en la Juárez, el bar Banbukos, sucursales de Farmacias del Ahorro, los restaurantes Allegue Veracruz es Bello, La Choza del Pescador, Sanborns.

De acuerdo con el Inegi, entre mayo de 2019 a septiembre de 2020, en el contexto de la pandemia de coronavirus, cerraron en Puebla 21.04% de las micro, pequeñas y medianas empresas (MiPymes); mientras que los establecimientos afectados despidieron al 12.19% del personal.  

En tanto, la presidenta de la Cámara Nacional de la Industria de Restaurantes y Alimentos Condimentados (Canirac), Olga Méndez Juárez, reportó que Puebla cerró 2020 con el cierre de 3 mil restaurantes en todo el estado, que derivó en la pérdida de empleos.  

Mientras que el presidente de la Red Mexicana de Franquicias, Francisco Lobato Galindo, dio un balance negativo del cierre definitivo de mil 700 negocios que operaban en el estado bajo el formato de franquicias, situación que representó la pérdida de 12 mil empleos formales.

Desde los gobiernos estatal y municipal se anunciaron apoyos económicos desde 10 mil hasta 120 mil pesos para reactivar la economía y apoyar a los dueños de negocios con el pago de la renta, salarios y luz, entre otros gastos.

Sin embargo, en el primer año de la pandemia se dieron múltiples protestas de trabajadores y propietarios de gimnasios, baños públicos, salones sociales, fotógrafos y banqueteros, que reclamaron la ayuda de las autoridades y el retorno gradual a sus operaciones, esto luego de que por decreto estatal quedaron prohibidas las actividades no esenciales.

A la fecha, a excepción de antros, bares, salones sociales y recintos para conciertos, teatros o entrenamiento, el resto de los giros tiene permiso para funcionar, pero con aforo reducido y medidas sanitarias.

 

Foto: Claudia Aguilar

cdch

 

Vistas: 1464