*

Miércoles, 23 de Mayo de 2018

Propaganda confronta familias de caciques en Huauchinango

Hasta de sus viviendas desplazan los Martínez Amador a los Jiménez Morales en la Sierra Norte
Lunes, 14 de Mayo de 2018 07:34
|
Leticia Ánimas Vargas

Huauchinango, Pue.- La colocación de publicidad política del PAN en una de las casas de la familia Jiménez Morales, priistas que durante muchos años decidieron los destinos de Huauchinango y la región, desató una polémica en la redes sociales, al grado de que el diputado federal Víctor Giorgana Jiménez tuvo que aclarar en su cuenta de Facebook que la vivienda “ya no es propiedad de la familia”.

Acumulan Barbosa y su familia bienes por 25 mdpSe trata de una vetusta casa ubicada en el primer cuadro de este Pueblo Mágico, en la esquina que forman las calles Santos Degollado y 20 de Noviembre, lugar en el que vivió la familia del diputado federal por el distrito 12 con cabecera en la capital poblana y ex diputado local por Huauchinango, encabezada por el médico Arnulfo Girogana Fernández y  la ex presidenta municipal María del Pilar Jiménez de Giorgana, hermana del ex gobernador poblano, Guillermo Jiménez Morales y de Alberto, asesor y hombre fuerte en el sexenio del gobernador Mariano Piña Olaya.

La familia Jiménez Morales inició su influencia política y económica en la región y en el estado en la década de los 30 del siglo pasado, cuando el jefe del clan, Alberto Jiménez Valderrábano fue diputado federal, empresario  y terrateniente en el norte de Puebla.

Sus hijos Alberto y Guillermo Jiménez Morales siguieron sus pasos y extendieron su poderío por la entidad y el país, incluso en algún momento se escuchó el nombre de “Memo Jiménez como presidenciable” cuando fue Secretario de Pesca durante el gobierno de Carlos Salinas de Gortari y, posteriormente, embajador de México ante la Santa Sede en el periodo comprendido entre 1995 y 1998.

María del Pilar Jiménez de Giorgana fue presidenta municipal, cuando Guillermo era gobernador del Estado.

Las cosas han cambiado para la familia Jiménez en la región de Huauchinango, su influencia política ha disminuido pero son un símbolo de poder en los tiempos dorados del Partido Revolucionario Institucional (PRI).

A finales de la década de los 80 en la región surgió un nuevo grupo político que tuvo como objetivo disputar la hegemonía de los Jiménez y “sus prácticas”, encabezado por Narciso Alberto Amador Leal y aunque surgió en ese mismo partido, quiso proyectarse como una opción para que el cambio llegara.

Poco tiempo después Alberto Amador se hizo de cargos de elección popular. Varias veces fue diputado federal y local. Luego se incorporó como funcionario en la administración pública de los gobiernos federal y estatal.

En la actualidad, se mantiene en el tricolor, aunque miembros de su familia están o tienen nexos con otros partidos, lo mismo el PAN, que el PRD, o el PT y, ahora, hasta en Morena.

Uno de los más jóvenes de los Jiménez, Carlos Villalvazo Giorgana buscó la diputación local pero en la pasada contienda electoral fue derrotado en las urnas por Carlos Martínez Amador, sobrino de Alberto Amador Leal y se sumó hace unos días a Isaac Martínez Amador, candidato a la alcaldía de Huauchinango.

Una parte de la casa donde se decidían los destinos de Huauchinango por la familia priista ya no es de su propiedad. Ahí luce una lona publicitaria del candidato panista a la presidencia municipal, Isaac Martínez como evidencia del grupo que desplazó a los Jiménez y hasta algunos, los absorbió.

clh

Vistas: 515