*

Sábado, 17 de Noviembre de 2018

Cuacuila se une en la Tercera Misa por los Migrantes

Durante la celebración pidieron fuerza para mantener su identidad y cosmovisión del otro lado de la frontera norte.
Miércoles, 7 de Febrero de 2018 17:07
|
Leticia Ánimas Vargas

Huauchinango, Pue.- Para pedir la fuerza y conciencia que les permita mantener su identidad y cosmovisión como fundamentos de su lucha en la defensa de su territorio y de sus paisanos que están del otro lado del río Bravo, pobladores de Cuacuila en Huauchinango, realizaron la tercera Misa por los Migrantes y la Madre Tierra.

Durante la celebración religiosa a cargo del sacerdote Juan Valles de la Diócesis de Tulancingo, pidieron que la frontera no divida a las familias y que en Estados Unidos termine el abuso hacia los migrantes.

Reconocieron que desde hace más de 30 años, los cuacuileños decidieron cruzar hacia ese país ante la falta de oportunidades, pero para muchos el sueño se convirtió en pesadilla.

Los pobladores se unieron en oración por la “Madre Tierra, a quien le debemos todo: el maíz, el frijol, las frutas, la carne, la vida misma y hoy en pleno 2018 existen proyectos que atentan contra nuestro territorio y la vida en nuestra región”.

Indicaron que la minería, la instalación de gasoductos, la fractura hidráulica y las hidroeléctricas de nueva creación, así como algunos proyectos turísticos, amenazan a la Sierra Norte de Puebla, y ya han causado devastación en algunos sitios. “Hoy en cualquier momento ya no es novedad la noticia de que quieren abrir una mina, de que están entrando retroexcavadoras a la sierra, que tal montaña desapareció, que tal río fue contaminado, desviado o simplemente dejó de existir, que quieren desplazar a un pueblo, quitarlo de ahí”, agregaron.

Pero además de los riesgos ambientales, en las comunidades y los pueblos se viven graves problemas por la inseguridad “la corrupción, la falta de honestidad y la injusticia”.

En su homilía, el sacerdote Valles pidió porque los pueblos originarios tengan la fortaleza de preservar su identidad y rechacen los estilos de vida que pretenden imponerles. Los pobladores pidieron fuerza para seguir resistiéndose a dejar de ser lo que son. “Te pedimos señor, por nuestra cultura, por nuestra lengua, por nuestras costumbres, por nuestra forma de ver y entender el mundo”.

“Hoy aquí te pedimos con fe, nos ayudes a seguir luchando con esperanza. No permitas que ni el frio, ni el miedo, ni el dolor, ni la duda se apoderen de nosotros, que no nos dobleguen, ayúdanos a mantenernos firmes en nuestros objetivos. Si nos diste sangre para luchar, danos fuerza para mantenernos”, señalaron, entre otros, miembros de las organizaciones Sierra Norte Energía en Movimiento, Ciudadanos Indígenas en Defensa de sus Derechos y la Organización de Pueblos Unidos contra el Despojo.

Vistas: 462