*

Sábado, 25 de Mayo de 2019

El Niño Doctor de Tepeaca, por primera vez en la Procesión

El Santo Niño Doctor llegó a Tepeaca con la apertura de un hospital en 1942.
Jueves, 18 de Abril de 2019 16:48
|
Municipios Puebla

Tepeaca, Pue.- Por primera vez en más de 50 años, dejará su templo para procesionar en el Viacrucis 2019 de la ciudad de Puebla,  señaló el Padre Vicente Díaz Santiago, ViceRector Santuario Tepeaca.

Por primera vez en 50 años Niño Doctor deja TepeacaVIDEO Procesión de Puebla, símbolo de reflexión y renovaciónEn abril, llegan miles de devotos para festejar a la imagen católica más importante de la región: el Santo Niño Jesús Doctor de los Enfermos de Tepeaca.

La fiesta es el 30 de abril, la celebración comienza con muchos días de anticipación, como una muestra de la fe que le tienen aquellos que afirman haber recibido un favor de su parte.

La llegada

El Santo Niño Doctor, como también se le conoce, llegó a Tepeaca con la apertura de un hospital en 1942.

De acuerdo con René Huerta Ramales, cronista de esa población, en ese año fue abierto el Hospital General en el complejo de la Presidencia Municipal. Se trató de un gran acontecimiento, al que incluso fue invitado el jefe del ejecutivo de la nación, Manuel Ávila Camacho.

“Había equipo había mobiliario, había todo, por lo que el presidente municipal Félix Ramales pidió a las madres Josefinas que mandaran unas enfermeras”, explicó el historiador.

Fue así como llegaron 4 religiosas que se encargarían de servir en el nosocomio. Entre ellas iba María del Carmen Barrios Báez, quien llevaba al Niño Doctor.

La figura de origen cubano, hecha de pasta de arroz, fue ganada por la religiosa en un sorteo, cuando todavía era una novicia.

Poco a poco la imagen, que entonces era conocida como el Niño del Hospital fue ganando fieles, todos familiares de enfermos que confiaban en él la recuperación de sus seres queridos.

Al mismo tiempo el personal y la gente notó que María del Carmen tenía continuas charlas… con el Niño Doctor.

Los milagros

Dicen que el Niño Doctor siempre tiene los zapatos sucios porque le gusta salir a caminar para ayudar a las personas.

Por ello hay quienes lo recuerdan como un visitante más en su lecho de enfermo, tras lo cual recuperan la salud inmediatamente.

“Hasta vendían planillas con la imagen del Niño para que te las tomaras, como si se tratara de medicina. Entonces había quienes tenían que elegir entre la medicina y las planillas”, recuerda Huerta Ramales.

Una de las historias más famosas es la del militar que se dirigía de Puebla a Orizaba. Cuando él salía de Tepeaca en su automóvil, acompañado de su esposa e hijos, la unidad se quedó atorada en las vías justo momentos antes de pasar el tren.

Al tratar de empujarla para salir de ahí, el hombre vio que se le acercaba un niño, quien le dijo “no se preocupe, ahorita lo sacamos”.  Ambos lo hicieron, ante la sorpresa del militar por haber recibido apoyo de un niño. Entonces, como muestra de agradecimiento, le dio un billete de un peso.

Al otro día, ese papel le fue encontrado entre las manos al Niño Doctor.

El regreso  

En 1951 la orden de las Josefinas realiza el traslado de las religiosas asignadas a Tepeaca  al municipio de Tehuacán, once años después María del Carmen regresó por petición de la gente que sabía que lo haría acompañada del Niño Doctor.

La madre afirmaba que en Tehuacán él se sentía triste, que ya no hablaba, que se quería regresar a Tepeaca, por lo que un grupo de pobladores hicieron todo lo posible para que volvieran.

Una gran fiesta los recibió, para entonces ya era oficial, debido a la autorización de la responsable de las Josefinas, que el Niño Doctor se quedaría de manera permanente en Tepeaca.

A lo largo de estos años han pasado diversos sacerdotes por el municipio, algunos más creyentes que otros en los milagros de la imagen, sin embargo eso no impidió que la feria del Niño Doctor crezca año con año.

El último milagro

Según René Huerta Ramales el último gran beneficio del Niño Doctor tiene que ver con las miles de personas que atrae al municipio.

Su imagen hace que lleguen semana con semana y compren en los negocios locales, lo que mantiene activa la economía local.

Por si fuera poco, el 30 de abril, Día del Niño Doctor, se cuentan por cientos de miles quienes asisten a visitarlo en el altar mayor de la iglesia de Tepeaca.

“La gente llega y compra todo, desde las tiendas más cercanas hasta las más alejadas”, explica René Huerta.

Y es que al final, todos los creyentes del Niño Doctor tienen algo que contar sobre él.

ES

Vistas: 3322